Seguridad alimentaria y control de cadmio en alimentos, 7 puntos que explican lo que está pasando

Amelia MorenoPor Amelia Moreno 3 años publicadoSin Comentarios
Home  /  ainia insights  /  Seguridad alimentaria y control de cadmio en alimentos, 7 puntos que explican lo que está pasando
amelia_josem

Amelia Moreno y José Mª Ferrer Villar.- Hay preocupación entre muchos profesionales por saber qué está pasando con el cadmio. En este artículo Amelia Moreno, responsable del laboratorio de análisis químico-físico de AINIA, y José María Ferrer, responsable del departamento de legislación alimentaria de AINIA, han querido responder a siete preguntas para aclarar lo que está pasando con el cadmio en la Unión Europea, el creciente número de alertas alimentarias identificadas en el RASFF, los últimos cambios en la normativa que aplica y las técnicas de control más utilizadas.

La población de los países de la Europa comunitaria está sometida a una exposición alta a la ingesta semanal tolerable de cadmio. Así lo determinó la Comisión Técnica Científica de Contaminantes de la Cadena Alimentaria (CONTAM) de la EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) en enero de 2009. Textualmente, la CONTAM determinó que: “La exposición alimentaria media al cadmio en los países europeos se acerca o supera ligeramente la ingesta semanal tolerable de 2,5 μg/kg de peso corporal”.

Si bien este dictamen científico planteaba que no existen riesgos para la salud que puedan afectar a la función renal de los individuos expuestos a un nivel superior a la ingesta semanal tolerable, no obstante consideró que es necesario reducir la presencia de cadmio en los productos alimenticios que se consumen en Europa. Y en esta línea viene trabajando desde entonces.

Ahora, acaba de publicar un nuevo Reglamento 488/2014 de la Comisión, del 12 de mayo de 2014, por el que se modifica el Reglamento 1881/2006 de la Comisión y en el que:

• Modifica los límites máximos de control de contenido de cadmio en algunos alimentos.
• Añade más productos a la lista de productos controlados
• Hace un llamamiento expreso a los Estados miembros para que impulsen las políticas de mitigación del cadmio, sobre todo entre agricultores y empresas alimentarias.

Amelia Moreno, responsable del laboratorio de análisis físico-químico de AINIA, un laboratorio muy experimentado en el control de metales pesados en alimentos, y José María Ferrer, responsable del departamento de legislación alimentaria de AINIA, aclaran en esta entrevista algunas preguntas que en los últimos tiempos nos han planteado profesionales del sector y que queremos compartir porque pueden ser útiles a otras muchas empresas.

1. ¿Son frecuentes las alertas en cadmio?

Sí, llevamos una temporada de alertas frecuentes que detectan cadmio en alimentos o en materiales en contacto con alimentos. Por citar solo algunos de los últimos casos identificados en el sistema de alertas europeo (RASFF): Se ha detectado cadmio en mejillones cocidos enteros congelados procedentes de Chile (29 de mayo), en calamares congelados de Argentina (28 de mayo), en caracoles de Italia (12 de mayo), e incluso en vasos decorados procedentes de la República Checa (28 de mayo).

Nuestros laboratorios trabajan asiduamente tanto con fabricantes nacionales, como con la distribución, como con clientes de otras áreas del mundo haciendo controles oficiales de metales pesados en un amplio abanico de productos alimenticios. La detección de cadmio en alimentos la estamos identificando más en unos productos que en otros y también más en productos procedentes de determinadas áreas geográficas que de otras. Últimamente también detectamos de forma creciente migraciones de metales existentes en materiales en contacto con alimentos.


 

2. ¿Por qué la Comisión recomienda ahora reforzar los seguimientos en el control del cadmio a los Estados miembros?

El problema del cadmio viene de lejos, ya en enero de 2009 la Comisión Técnica de Contaminantes de la Cadena Alimentaria (CONTAM) de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) adoptó un dictamen sobre el cadmio en alimentos, en el que evaluaba el riesgo de exposición de la población europea por su consumo en alimentos y establecía la ingesta semanal tolerable en 2,5 μg/kg de peso corporal.

Esta Comisión Técnica, además, llegó a la conclusión de que la exposición alimentaria media al cadmio en los países europeos se acerca o supera ligeramente la ingesta semanal tolerable y, en algunos subgrupos de la población, llega casi a duplicarse. La CONTAM llegó a la conclusión de que, pese a que es poco probable que se produzcan efectos negativos sobre la función renal en un individuo expuesto a dicho nivel, es necesario reducir a medio y largo plazo la exposición al cadmio en la población.

El nuevo Reglamento 488/2014 de la Comisión, publicado el pasado 12 de mayo de 2014, da un paso más en este sentido. Al respecto, hace recomendaciones en diversas líneas de actuación:

• Modifica los niveles máximos de control de cadmio en algunos productos alimenticios.
• Añade nuevos productos alimenticios a la lista de control.
• Da un plazo hasta 2018 a los Estados miembros para que impulsen políticas de mitigación de la presencia de cadmio en explotaciones agrícolas e industrias alimentarias.
• Se emplaza a diciembre de 2015 para presentar un nuevo informe sobre los progresos realizados en la aplicación de esta nueva recomendación.

La Comisión considera que la reducción inmediata de los contenidos máximos de cadmio es algo difícil de conseguir, ya que se necesita algún tiempo para que los métodos de mitigación y actuaciones recomendadas a los Estados miembros puedan ser plenamente aplicados por los agricultores y las empresas alimentarias, sobre todo aquello que tiene que ver con métodos de cultivo, buenas prácticas, actuaciones medioambientales… y fundamentalmente en cereales, hortalizas y patatas, dado su elevado nivel de consumo en Europa y porque el cadmio se absorbe fácilmente en todos estos productos. Cada vez más, preocupan los efectos a largo plazo de consumos bajos en cadmio, y esto está muy relacionado con la alimentación.

3. ¿Cuáles son los niveles máximos de cadmio en los productos alimenticios?

El nuevo Reglamento 488/2014 publicado el pasado 12 de mayo de 2014 modifica el anexo del Reglamento 1881/2006 de la Comisión, estableciendo nuevos niveles de control. En líneas generales, identifica:

• Productos que el nuevo Reglamento no ha modificado los niveles máximos de control:

– Hortalizas y frutas.
– Cereales y derivados
– Setas
– Carnes y productos elaborados
– Despojos y productos elaborados a partir de despojos
– Complementos alimenticios
– Crustáceos y moluscos

• Productos en los que se disminuye el contenido máximo de control:

– Pescados: Melva, bonito, mojarra, anguila, emperador, jurel, lenguadillo o acedía, anchoa, pez espada, lisa.

• Productos en los que se eleva el contenido máximo de control:

– Sardina.

• Nuevos alimentos que se incluyen en la lista de control:

– Cacao y chocolate
– Productos elaborados a partir de cacao y/o chocolate
– Productos para la alimentación infantil
La nueva tabla de contenidos máximos de cadmio es la siguiente:

 

 
 

 

4. ¿Cuándo entran en vigor los nuevos niveles de control de cadmio en alimentos?

 

Para productos de alimentación infantil, los nuevos niveles son aplicables a partir del 1 de enero de 2015. Para el resto de productos su entrada en vigor es inmediata. En el caso de los productos específicos de cacao y chocolate, en concreto:

– chocolate con leche con un contenido de materia seca total de cacao inferior al 30%.

– chocolate con un contenido de materia seca total de cacao inferior al 50%;

– chocolate con leche con un contenido de materia seca total de cacao mayor o igual al 30%.

– chocolate con un contenido de materia seca total de cacao mayor o igual al 50%.

– cacao en polvo vendido al consumidor final o como ingrediente en cacao en polvo edulcorado vendido al consumidor final (chocolate para beber)

Los niveles máximos de cadmio en estos productos detallados se aplicarán a partir del 1 de enero de 2019.

Aquellos productos alimenticios que no cumplan los niveles máximos y que se hayan comercializado antes de las fechas de entrada en vigor establecidas para cada categoría de producto, podrán seguir comercializándose después de esas fechas hasta su fecha de duración mínima o su fecha de caducidad.

5. ¿Qué técnicas se utilizan para el control de cadmio en alimentos?

Para analizar metales en alimentos, en los laboratorios de AINIA utilizamos técnicas espectrométricas de emisión atómica. Se trata de técnicas y equipos muy sofisticados, ya que es necesario llegar a límites de detección muy bajos, del orden de 1 ppm (parte por millón).

Para poder hacernos una idea de que supone llegar a estos límites de detección, nos puede servir la imagen de que sería lo mismo detectar niveles de 1ppm, que encontrar (o detectar) un grano de arroz en 30Kg, o lo que es equivalente, encontrar un grano de arroz perdido entre 30 paquetes de 1 Kg. No obstante, estas técnicas serían capaces de alcanzar niveles 100 veces más bajos, aunque no resulta necesario para nuestros fines.

Los laboratorios de AINIA están acreditados por ENAC para la realización de controles analíticos de cadmio, mercurio, plomo y cobre en diferentes tipos de alimentos.

La toma de muestras y análisis se deben realizar de acuerdo al Reglamento (CE) 333/2007, de 28 de marzo de 2007, por el que se establecen métodos de muestreo y de análisis para el control oficial de los niveles de plomo, cadmio, mercurio, estaño inorgánico, 3 – MCPD, e hidrocarburos aromáticos policíclicos en los productos alimenticios.

6. ¿Cómo llega el cadmio a los alimentos?
 

Los metales, entre otros el cadmio, se encuentran en los alimentos de forma natural o artificial. Difícilmente puede evitarse su ingesta.

Por un lado, hay alimentos ya de por sí ricos en cadmio, por ejemplo, los patés, champiñones, mariscos, mejillones, cacao y algunas setas, entre otros.

Por otro lado, hay que tener en cuenta, como bien ha identificado la EFSA, que la presencia de cadmio en los productos alimenticios no es uniforme. Tiene mucha relación con la localización geográfica de los alimentos que analizamos y de otros factores, por ejemplo:

• La transferencia de cadmio del subsuelo a las plantas o vegetales
• Los usos agrícolas (usos de abonos y fertilizantes, usos de lodos de depuradora, residuos químicos existentes en los suelos o aguas por zonas industriales cercanas…)
• Existencia de aguas contaminadas con residuos industriales o químicos en los que habitan pescados o mariscos, etc.

7. ¿Cuáles son los efectos sobre la salud de la sobre exposición al cadmio?

Una sobre exposición al cadmio en la dieta puede generar diarreas, dolor de estómago y vómitos más o menos severos. En función de la concentración del metal en el alimento y de la resistencia del organismo a los efectos sinérgicos o antagónicos a otros contaminantes químicos, el exceso de cadmio puede llegar a producir debilitamiento óseo, problemas renales o daños en el sistema inmune y reproductor, entre otros.

Uno de los casos más conocidos de problemas en la salud fue una sobreexposición al cadmio de cultivos de arroz en Japón. Se produjo a principios del siglo XX en Japón y causó debilidad ósea y problemas renales a un elevado número de personas..Pese a este incidente, en general, si el cadmio u otros metales son absorbidos en pequeñas cantidades suelen eliminarse de forma natural a través de la orina, jugos gástricos, etc.

En estos momentos, hay una preocupación sobre los efectos a largo plazo de exposiciones bajas al cadmio. De ahí la importancia creciente que desde la EFSA se está dando al seguimiento de los niveles de control de cadmio en alimentos y a los métodos de mitigación disponibles por los Estados miembros para la reducción de los niveles de cadmio en alimentos, especialmente, como señalábamos antes, en productos en los que el cadmio se absorbe fácilmente y de gran consumo como cereales, verduras y patatas.

Artículos relacionados:

La CE ha publicado la recomendación sobre la reducción de cadmio en los productos alimenticios

¿Cómo analizamos la presencia de metales pesados en alimentos como el atún rojo?

Técnicas analíticas para el control de metales en alimentos

¿Por qué son importantes los estudios de dieta total para la seguridad alimentaria? 

 

Categoría:
  ainia insights
este artículo fue compartido 0 veces
 000
Amelia Moreno
Acerca de

 Amelia Moreno

  (1 artículos)

Jefa del Laboratorio de Análisis Físico-Químico en ainia

Contacte con Amelia Moreno

Deje una respuesta

Su correo electrónico no será publicado.