¿Cómo condiciona la vista la decisión de compra de un alimento?

Por Redacción AINIA 10 meses publicadoSin Comentarios
Home  /  Tecnoalimentalia  /  ¿Cómo condiciona la vista la decisión de compra de un alimento?
cata_visual_ensaladas

Todo aquel que comercializa algún bien o servicio se ha preguntado en alguna ocasión porqué el consumidor al que se dirige toma las decisiones de compra de la manera en que lo hace. 

Podríamos pensar que la industria alimentaria lo tiene más fácil en este sentido. Al fin y al cabo el sabor de los alimentos es, según el estudio de Consumolab, el atributo clave que más influye en la recompra de un producto (97,3%). No obstante, las cadenas de supermercados de todo el mundo tienen que hacer frente a la gestión de toneladas de desperdicios relacionadas con los “alimentos feos” o “uglyfood”, cuyo sabor y propiedades nutricionales están intactos. ¿Qué es lo que ocurre entonces?

No volveremos a comprar un alimento cuyo sabor no nos gusta, pero ¿qué nos influye a la hora de comprar un nuevo producto?, ¿están nuestras expectativas de sabor condicionadas por lo que vemos?, ¿hasta qué punto? El estudio de Álvarez Blanco de 2011 afirma de la vista ocupa el 58% en la influencia para la toma de decisiones de compra. Investigadores del Instituto Max Planck han llegado más allá, probando que es suficiente con ver un plato de comida que nos parezca apetitoso para que aumenten los niveles de grelina “la hormona del hambre” en el torrente sanguíneo y que aparezca la necesidad de comer.

Parece claro que nuestros ojos crean expectativas respecto a si un alimento tendrá buen sabor e incluso qué tipo de sabor podemos esperar de él. Nos condicionan a presuponer que aquello que vamos a probar por primera vez tendrá un sabor salado, dulce, ácido, si es crujiente, si está caliente o si nos va a gustar. En el artículo “Cómo interpretar las preferencias del consumidor: Lo que influye en su decisión de compra” analizábamos como el aspecto externo del producto alimenticio influyen en la decisión de compra y cómo el envase, además de aspecto físico del alimento en sí, puede determinar el éxito o el fracaso de un nuevo lanzamiento. El packaging puede llegar a condicionar las expectativas de sabor,  pero también la percepción de la calidad del producto,  influir en valoraciones relativas a la frescura, e incluso en sensaciones relacionadas con si un producto es más relajante o saludable que otro.

Desarrollar la innovación un producto alimenticio de manera que nos haga perdurables dentro de la cesta de la compra de nuestro target es tan valioso para la industria, como adaptar los lanzamientos de nuevos productos, comunicarlos de manera correcta, crear expectativas y captar la atención de consumidor para diferenciarse de la competencia. De ahí la importancia de los análisis sensoriales del consumidor.

 

 

Con mucha vista, así ayudan los análisis sensoriales al lanzamiento de nuevos productos.

Consumolab es el centro de AINIA que estudia el comportamiento del consumidor aplicando el análisis sensorial y tiene más de 20 años de experiencia dedicados a comprender qué condiciona a los consumidores en su toma de decisiones de compra y cuáles son los aspectos que llevan a nuestros públicos a aceptar o rechazar un producto. Gracias a los resultados obtenidos con estos estudios, las empresas pueden adaptar sus lanzamientos y encaminarlos hacia el éxito en el mercado. 

¿Para qué puede servirle el análisis sensorial? 

Como guía en la etapa de desarrollo del producto 

Aceptación del producto por parte de sus consumidores potenciales. Esto puede ayudar al control del proceso de fabricación: (materias primas, ingredientes, cambios en las condiciones de procesos, etc.)

Mejora de sus propiedades organolépticas, entre las que se encuentran las propiedades visuales como el color, brillo, trasparencia, etc,  pero también en relación al resto de cualidades percibidas por los sentidos. 

Determinación de las diferencias y semejanzas entre los productos competidores

Estudio homogeneidad del producto, vida y durabilidad ya que sabremos en qué momento es percibido por el consumidor que el alimento ya no es apetecible.

Establecimiento de los límites y grados de calidad.

Generar diseño de envases  tanto para la mejora de la aceptación de producto o destacar en el lineal, como para la mejora de la vida útil del mismo.

Las etapas del análisis sensorial comprenden desde la etapa en la que se plantea el problema a estudiar, hasta la entrega del informe con los resultados obtenidos. Dependiendo de los aspectos que se desea analizar se recurrirá a una selección de pruebas, evaluadores y diseño estadístico diferente. 

Si su empresa quiere evaluar hasta qué punto la vista influye en la decisión de compra de su producto, si la condiciona favorable o desfavorablemente y si esta le otorga una ventaja competitiva, póngase en contacto con AINIA, podemos ayudarle. 

Categorías:
  Tecnoalimentalia, Tendencias y consumidor
este artículo fue compartido 0 veces
 000

Deje una respuesta

Su correo electrónico no será publicado.