Aprovechar el potencial de la biotecnología para desarrollar alimentos funcionales y probióticos

Por Redacción AINIA 1 año publicadoSin Comentarios
Home  /  Tecnoalimentalia  /  Formación especializada  /  Aprovechar el potencial de la biotecnología para desarrollar alimentos funcionales y probióticos
bio_ana2

Se entiende por alimento funcional aquellos cuyas propiedades y componentes proporcionan un efecto beneficioso para la salud más allá de su valor nutricional básico, de manera que previenen la aparición de ciertas patologías. También se considera alimentos funcionales a aquellos que mejoran las funciones propias del organismo con un efecto terapéutico. Estamos acostumbrados a nomenclaturas como alimentos enriquecidos o fortificados, los nutracéticos, los prebióticos y los probióticos. 

La biotecnología es una ciencia que basándose en el conocimiento de los seres vivos y de los procesos biológicos es capaz de obtener nuevos y mejorados ingredientes alimentarios.  Con ella es posible obtener aditivos, compuestos bioactivos e ingredientes, con los que modificar las matrices alimentarias para potenciar y/o obtener determinadas propiedades saludables para los alimentos. 

Del amplio espectro de aplicaciones y potencialidades de la biotecnología en la alimentación, en esta ocasión centrarnos en resaltar las potenciales de la llamada “White Biotechnology” orientada al uso y explotación de condiciones adecuadas de microorganismos vivos, con el fin de obtener productos de alto valor añadido y transformar procesos en la industria alimentaria. 

En este sentido, tal y como explicábamos en el artículo: “Tecnología y diferenciación de producto: el interés creciente por los bioprocesos”, la “White Biotechnology” está suponiendo un impulso para el desarrollo de probióticos para alimentación funcional, que se logran a través del cultivo de microorganismos que pueden aplicarse en alimentos con los que ayudar al tratamiento de alergias alimentarias, para combatir infecciones y enfermedades o incluso con efectos beneficiosos en tratamientos de pérdidas de peso. Pero también para el desarrollo de alimentos específicos para el tratamiento de problemas de salud (hipertensión, hipercolesteoremia, diabetes…) a través de la producción de principios activos aplicables. Una de las tecnologías más destacadas a tal efecto es el aprovechamiento de corrientes ricas en péptidos activos. 

 

 

Sin embargo, esta no es una tarea sencilla ya que se hace necesaria la identificación y aislamiento de los microorganismos de interés, para después incorporarlos a los alimentos, a ellos o a sus metabolitos tras una etapa de extracción y purificación, lo que puede ser bastante complejo. Añadir un aditivo a un alimento puede significar cambios en las propiedades organolépticas de los mismos, sin olvidar que es necesario estabilizarlos para que cumplan la función para la que han sido orientados. Por otro lado, los diferentes aspectos normativos exigen una fundamentación científica de los supuestos efectos beneficiosos de estos alimentos si se desea etiquetar con alegaciones de salud, con lo que es necesario demostrar la biodisponibilidad de los principios activos una vez que han pasado por el proceso de digestión.  

 

 

Las tecnologías como la microencapsulación juegan un papel importantísimo en este proceso ya que permiten la protección y estabilización de los compuestos bioactivos, incrementar su eficacia, aumentar su vida útil  y prolongar su efecto e incluso alargar la duración de la sustancia activa. Para quienes quieran saber más, recomendamos la lectura del artículo ¿Por qué tanto interés por la microencapsulación? Los 7 usos más comunes

Para dar a conocer estas y otras potencialidades de la biotecnología, desde AINIA hemos organizado el próximo 13 de abril en Madrid la Jornada de Innovación: Biotecnología alimentaria: obtención de ingredientes funcionales y probióticos, con el objetivo de mostrar a las empresas del sector agroalimentario el potencial de la biotecnología para la obtención de aditivos e ingredientes que aporten propiedades saludables a los alimentos. En la jornada también se repasarán las técnicas de protección y estabilización de dichos ingredientes, así como la normativa relacionada con el desarrollo de nuevos alimentos. 

Para ello se abordarán diferentes perspectivas como son:

I ASPECTOS TÉCNICOS

Identificación y aislamiento de los microorganismos de interés.
Diseño del proceso productivo. 
Estabilización de compuestos activos

II: ASPECTOS NORMATIVOS

Reglamento de nuevos alimentos.

III: CASOS PRÁCTICOS.

Que ilustrarán el conocimiento adquirido.

Esta jornada sigue el espíritu de fomento de la innovación sobradamente conocido de AINIA, por lo que se trata de un evento gratuito para todas aquellas empresas asociadas a nuestra organización. Si usted está interesado en participar en este evento inscríbase en nuestra web AINIAformación

 

Categorías:
  Formación especializada, Tecnoalimentalia
este artículo fue compartido 0 veces
 000

Deje una respuesta

Su correo electrónico no será publicado.