Alimentos bajos en azúcar: Cómo estimar el índice glicémico

Elisa GallegoPor Elisa Gallego 3 semanas publicado
Home  /  Tecnoalimentalia  /  Tecnología  /  Alimentos bajos en azúcar: Cómo estimar el índice glicémico
Digestor In Vitro AINIA

La tendencia al uso cada vez menor del azúcar en la composición de los alimentos es imparable. El número de variantes de productos lanzados en el mercado europeo bajo el claim “bajo en azúcares” o “sin azúcares” aumenta de forma constante años tras año, situándose en 6.306 variantes lanzadas en la Unión Europea en 2017.

Las empresas de alimentación, especialmente aquellas que enfocan su oferta hacia colectivos con sobrepeso, enfermedades cardiovasculares o diabetes, pueden disponer de evidencias científicas de la respuesta glicémica de sus nuevos productos desarrollados, mediante el empleo del Digestor Dinámico in vitro disponible en AINIA, para validar la mejora nutricional y saludable de los mismos.

El índice glicémico (IG) es un indicador que permite clasificar a los alimentos considerando la respuesta glicémica en sangre de un alimento ingerido comparado con un alimento de referencia (glucosa o pan blanco). Los valores de índice glicémico se pueden utilizar para ayudar a los consumidores en la selección de los alimentos y posiblemente para reducir el riesgo de ciertas enfermedades.

Sin embargo, el método in vivo para determinar el IG de alimentos presenta ciertos inconvenientes, ya que se considera lento, costoso y poco ético (toma de frecuentes muestras de sangre en personas humanas, dos alimentos a ensayar, etc.).

Con el propósito de tener una metodología más rápida, reproducible, y que genere menos errores, sobre todo cuando el estudio se centra en el desarrollo de productos alimenticios, se han desarrollado algunos métodos in vitro para estimar el IG de alimentos.

 

Soluciones tecnológicas para estimar el Índice Glicémico: Digestor Dinámico in Vitro de AINIA

En AINIA Centro Tecnológico contamos con gran know how en estudios in vitro para la estimación del índice glicémico de los alimentos. Ello nos permite ayudar a las empresas de alimentación a la hora de desarrollar nuevos productos con un reducido nivel glicémico testeado con evidencias científico-técnicas.

Esto lo hacemos posible gracias a que contamos con un Digestor Dinámico in vitro que reproduce las condiciones gastrointestinales del ser humano, que:

  • Reproducir los movimientos peristálticos del estómago e intestino.
  • Controlar la temperatura corporal.
  • Regular las condiciones ácidas del estómago y básicas del intestino
  • Reproducir las secreciones salivales, gástricas e intestinales (biliares, pancreáticas, etc.) de enzimas y sustancias implicadas en la digestión.
  • Reproducir el vaciado gradual de estómago e intestino.

Tendencias en el desarrollo de productos bajos en azúcar

La tendencia en el desarrollo de alimentos “bajos en” o “sin” azúcares es clara. Como vemos en esta gráfica, el número de variantes de productos lanzamos en el mercado de la Unión, aumenta de forma constante años tras año, situándose en 6.306 variantes lanzadas en Europa en 2017.

 

productos bajos azucar

FUENTE: Mintel

 

El consumidor quiere reducir el consumo de azúcar y para ello lee cada vez más el etiquetado del producto. Demanda, además, edulcorantes más naturales, diferenciando entre azúcares “buenos” y “malos”.

Pero además, distintos organismos insisten en esta línea como medida preventiva frente a enfermedades y minorar el gasto sanitario que ello acarea, adoptando nuevas medidas regulatorias. Así, el Ministerio de Sanidad ha anunciado recientemente el primer Plan de Colaboración para la mejora de la composición de los alimentos y bebidas en España 2017-2020. Es una apuesta para reducir, entre otros nutrientes, el azúcar de los alimentos. El objetivo no es otro que minimizar los riesgos que para la salud de los consumidores que se derivan de una elevada ingesta.

A ello se suma la iniciativa legislativa de la Generalitat de Cataluña (Ley 5/2017, de 28 de marzo). Una medida fiscal que crea y regula un impuesto sobre las bebidas azucaradas envasadas. Si quiere saber en qué consiste este impuesto, le invitamos a leer el artículo “Impuesto sobre bebidas azucaradas envasadas (EIBB)”.

Según la legislación vigente, para trasmitir que el producto tiene un menor contenido de azúcar, en el etiquetado se ha de referir como “bajo contenido en azúcares”, si el producto no contiene más de 5 g de azúcares por 100 g en el caso de los sólidos o 2,5 g de azúcares por 100 ml en el caso de los líquidos., “sin azúcares”, si el producto no contiene más de 0,5 g de azúcares por 100 g o 100 ml.,  o “sin azúcares añadidos”, si no se ha añadido al producto ningún monosacárido ni disacárido, ni ningún alimento utilizado por sus propiedades edulcorantes.

Si necesita reformular productos para reducir su nivel de azúcar, o estimar el índice glicémico de los mismos, cuente con AINIA, podemos ayudarle.

También le recomendamos la lectura de estos otros artículos:

Imprimir
Categoría:
  Tecnología
este artículo fue compartido 0 veces
 000