De desechos alimenticios a nuevos productos de valor, el papel de la tecnología en la bioeconomía

Por Redacción AINIA 2 años publicadoSin Comentarios
Home  /  Tecnoalimentalia  /  De desechos alimenticios a nuevos productos de valor, el papel de la tecnología en la bioeconomía
subproductos_g

El uso eficiente de los recursos es de vital importancia también para la industria alimentaria y bebidas. La industria de este sector gestiona una ingente cantidad de subproducto obtenidos de las materias primas y su reutilización va mucho más allá de su reconversión en piensos. Conscientes de ello, en AINIA llevamos tiempo apostando por la eficiencia de los subproductos de la industria alimentaria y buscando alternativas de uso.

La semántica de la palabra subproducto implica la reutilización de un residuo, dándole una segunda aplicación y convirtiendo un costo en un beneficio. Pero las características de los subproductos alimentarios condicionan en gran manera su reutilización, por eso es necesaria tenerlas en cuenta para su mejor aprovechamiento.

Los principales rasgos de los subproductos alimenticios son

Heterogeneidad según subsector y producto, debido al procesado de distintos productos a la vez, o generados en distintas etapas del procesado.

Poco evitables al ser parte de las materias primas.

Estacionalidad, especialmente en industrias de transformación de materias primas de origen vegetal.

No peligrosos. Ausencia de sustancias tóxicas, metales pesados…

Alto contenido en materia orgánica.

Presencia de nutrientes y otros compuestos de valor en partes no comestibles.

Alto contenido en humedad en los sólidos. También muchas corrientes líquidas de alta carga orgánica.

Putrescibles. Necesidad de estabilización o conservación.

Problemas de olores y lixiviados.

Riesgos sanitarios. Asociados principalmente a algunos de los subproductos de origen animal que cuentan con una reglamentación específica (Normativa SANDACH).

 

Prevención y gestión

1.- La prevención. La primera tarea de la gestión de subproductos es la prevención de la aparición de los mismos. Los subproductos en la industria alimentaria tienen diferente origen: problemas en las materias primas de base o surgidos a lo largo de su procesamiento, manipulación, almacenamiento, conservación, etiquetado, etc. También surgen subproductos los derivados de unidades no comercializadas o devueltas. La gestión eficiente y controlada de todos estos puntos de riesgo evitará el incremento innecesario de subproducto alimenticio.

2.- La gestión de subproductos de la industria agroalimentaria se gestiona principalmente a través de empresas que los utilizan como materias primas y/o gestores autorizados para cada tipo de subproducto.

La manera de medir la eficiencia en la reutilización de subproductos pasa por cuantificar los resultados de cada tarea a través de indicadores de eficiencia como el número de toneladas producidas, así llegaremos a ser conscientes de los beneficios acarreados en lo tocante a:


Reducción de costes.
Alineamiento con políticas de reducción de las pérdidas y el desperdicio de alimentos.
Cumplimiento de objetivos medioambientales en materia de residuos.
Desarrollo de Políticas de RSE
Marketing verde
Cumplimiento con las Mejores Técnicas Disponibles (MTDs). Nuevo documento BREF FDM.


Principales aplicaciones y tendencias para el futuro

1. Alimentación y salud humana. Una de las características de los subproductos alimentarios es que siguen siendo ricos en nutrientes y compuestos de valor, de ahí su utilización para el desarrollo de formulaciones en alimentos funcionales. Para el desarrollo de aditivos naturales. Los subproductos alimentarios también son apreciados como adtivos naturales ayudando con su presencia a limpiar las etiquetas de elementos E.

2. Aplicaciones específicas en distintos sectores. Un ejemplo de ello lo tenemos en el aprovechamiento que la industria cosmética hace de los subproductos alimentarios de los que extrae principios activos. O el proyecto europeo PhBottle, donde estamos consiguiendo elaborar un envase para zumos biodegradable y con antioxidantes, elaborado a partir de los azúcares de las aguas residuales de la propia industria de zumos.

3. Alimentación animal. Como ingredientes para piensos.

4. Fertilizantes y enmiendas. Donde los subproductos son utilizados como co-sustrato para la elaboración de compost.

5. Valorización energética: bioenergía y biocombustibles. Como la obtención de biomasa sólida de la que obtener biocombustibles tanto líquidos, como el biodiesel; el bioetanol, como biocombustibles gaseosos. Un buen ejemplo de ello lo tenemos en Biogas 3 projet

6. Modelos integrados: las biorrefinerías. Que trabajan desde una perspectiva de aprovechamiento máximo.

 


Papel de la tecnología

Tecnologías como:

– La oxidación avanzada,
– Los tratamientos biológicos,
– La bioproducción,
– La extracción de compuestos con CO2 supercrítico,
– La digestión anaerobia de residuos orgánicos para la gestión de biomasas,
– Las últimas técnicas para la caracterización de vertidos,
– Software avanzados para estudios de análisis de ciclo de vida…

Son algunas de las tecnologías que estamos utilizando en AINIA y que abren hoy un gran número de oportunidades en el sector emergente de la bioeconomía.

Después de tantas opciones se presenta una pregunta lógica: ¿Cuál es la mejor aplicación para un subproducto? La que sea más sostenible técnica, medioambiental y económicamente. Si tiene duda de cuál es la mejor opción para su subproducto en AINIA podemos ayudarle.

 

Imprimir
Categorías:
  Tecnoalimentalia, Tecnología
este artículo fue compartido 0 veces
 000

Deje una respuesta

Su correo electrónico no será publicado.