¿Cómo reducir costes y minimizar el impacto medioambiental en la industria agroalimentaria?

Alfredo RodrigoPor Alfredo Rodrigo 2 meses publicadoSin Comentarios
Home  /  Tecnoalimentalia  /  Tecnología  /  ¿Cómo reducir costes y minimizar el impacto medioambiental en la industria agroalimentaria?

Ser más competitivo al mismo tiempo que minimizamos el impacto medioambiental y caminamos hacia una producción más sostenible es objetivo prioritario de la industria alimentaria. En este artículo repasamos los recursos para la  identificación de medidas de ahorro de energía, agua y otros insumos, así como exponemos soluciones tecnológicas que nos van a posibilitar la reducción de costes económicos e impacto medioambiental.

El impacto ambiental es el efecto que produce la actividad desarrollada por la empresa sobre el medio ambiente. En la actualidad, la correcta gestión medioambiental es uno de los pilares estratégicos del sector agroalimentario. Ante el reto de alimentar a una población creciente en un entorno de escasez de recursos, la industria agroalimentaria se muestra responsable con su compromiso social ante un consumidor cada vez más concienciado con el medioambiente y el consumo sostenible.

Para ello, las empresas necesitan conocer aquellas soluciones tecnológicas que puedan contribuir a la optimización de procesos, la reducción la dependencia energética o el uso eficiente del agua, al mismo tiempo que mejoran los niveles de  competitividad industrial y posibilitan la adaptación del sector a un entorno jurídico cada vez más restrictivo.

¿Cuáles son los costes ambientales a los que debe hacer frente la industria agroalimentaria?

Los costes medioambientales a los que tiene que hacer frente la industria alimentaria responden tanto al consumo de recursos, como a la gestión de las emisiones producidas.

Consumo de agua y producción de aguas residuales

El agua es utilizada por la industria alimentaria tanto como ingrediente, como en el procesado de las diferentes materias primas,  es básica en los procesos de limpieza y desinfección de las instalaciones, en los servicios auxiliares y para las instalaciones sanitarias. Esta dependencia del agua supone uno de los mayores gastos para la industria alimentaria que, como dijimos en el artículo La economía circular aplicada a la gestión del agua, reto de la industria alimentaria,  ronda el 50% de la inversión medioambiental de las empresas españolas. Sin embargo, se prevé que este gasto crezca aún más en un futuro, siguiendo la tendencia que marca el costo del agua en Europa.

consumo aguaEn este mismo artículo, indicamos que el 40% de esta inversión se destina a sistemas de depuración y está relacionado con el gasto energético implícito en el tratamiento de aguas residuales y a la utilización de productos químicos. A esto hay que unir el canon de saneamiento donde, como indicábamos en el artículo Gestión integral del agua en la industria agroalimentaria: Cómo mejorar los costes de producción,  la declaración de producción de aguas residuales adquiere una importancia significativa.

Las nuevas tecnologías se enfocan en la gestión integral del agua en la industria alimentaria aplicando de estrategias para la  reutilización de las corrientes internas de la propia industria. Soluciones que ayudan a reducir al máximo el consumo de agua de red al mismo tiempo que minimizan la cantidad de residuos que deben ser gestionados externamente.

Por otro lado, la  valorización de los efluentes de la industria agroalimentaria y el tratamiento de las aguas residuales suponen una alternativa capaz de potenciar el aprovechamiento de este escaso recurso.

El artículo Soluciones tecnológicas para un uso más sostenible del agua en industrias alimentarias, cuya lectura recomendamos, dibuja  un mapa  completo con las diversas soluciones y tecnologías del agua actuales.

Costes energéticos, dependencia de los combustibles fósiles, gestión de residuos y costes ambientales.

La escasa integración de las energías renovables (biomasa, biogás, solar térmica,…), la falta de aprovechamiento del calor residual, el sobredimensionamiento de los sistemas, etc. implica que haya una importante oportunidad de mejora en el medio ambiente. De hecho, el sector agroalimentario europeo podría ahorrar más de 4.400 Gwh al año, según muestra un estudio desarrollado en el marco del proyecto GREENFOODS basado en 204 auditorías energéticas.

Otro gran paquete de costes deriva de materias primas infrautilizadas y la propia gestión de residuos, tanto interna (recogida, segregación y almacenamiento) como externa, ante la necesidad de contar con  gestores autorizados. A todo ello debemos sumar los costes ambientales derivados del consumo de productos químicos en las operaciones de limpieza, las emisiones atmosféricas, ruidos, olores, etc. en inclusos los costes relacionados con la imagen ambiental de la empresa.

A este respecto y como señalábamos en el artículo  Hacia un modelo de bioeconomía: ¿Son las biorrefinerías el camino posible?, las biorrefinerías  nos están permitiendo aprovechar de forma sostenible los residuos de la propia industrias, reduciendo la dependencia de energías fósiles en favor del uso  materias primas renovables (biodiesel, biohidrógeno…).

¿Qué puede hacer la empresa alimentaria para reducir los costes ambientales? Casos de éxito.

El proyecto europeo GREENFOODS ha puesto a disposición del sector agroalimentario tres herramientas de gran utilizada para la reducción de costes ambientales. Ya que nos permite, por un lado,  hacer un diagnóstico de la situación inicial, y por otro, identificar alternativas de ahorro que pueden ser aplicables en nuestra propia industria.

  • GREENFOODS branch concept: Un software abierto y gratuito que permite a las pymes hacer un balance energético de su instalación industrial.
  • Wikiweb GREENFOODS: : que supone un compendio sobre procesos y técnicas en la industria alimentaria relacionados con eficiencia energética y energías renovables.
  • Una base de datos que recoge 36 casos reales de aplicación de mejoras e ideas innovadoras en eficiencia energética y de la integración de energías renovables en la industria alimentaria.

El proyecto Biogás3, por su parte, comenzó con el objetivo de fomentar el desarrollo de plantas de biogás a pequeña escala en las industrias agroalimentarias europeas y entre los trabajos que se realizaron se desarrolló la herramienta informática smallBIOGÁS. Esta aplicación permite evaluar la viabilidad técnica, económica y ambiental de la instalación de plantas de producción de biogás a pequeña escala y ayudar así a la toma de decisiones al respecto.

El proyecto SUSCLEAN supone un ejemplo concreto de desarrollo de equipos y tecnologías de limpieza para la industria capaces de salvaguardar los niveles de seguridad alimentaria de forma  sostenible y eco-eficiente. El proyecto logró reducir el consumo de agua y el uso de compuestos clorados en la industria alimentaria de un 20-50%.

En AINIA tenemos experiencia en ayudar a las empresas a reducir los costes medioambientales y en la implementación de soluciones para el uso eficiente del agua y el aprovechamiento de energías renovables,  reutilización y tratamiento de aguas, las revalorización y gestión de residuos apoyados en el concepto de biorefinería, el cálculo de la huella ambiental, etc. Por todo ello, si usted necesita asesoramiento, llámenos y podremos equipo humano a trabajar para aportarle soluciones.

Imprimir
Categoría:
  Tecnología
este artículo fue compartido 0 veces
 000
Alfredo Rodrigo
Acerca de

 Alfredo Rodrigo

  (2 artículos)

Responsable de proyectos de Medio Ambiente en ainia

Contacte con Alfredo Rodrigo

Deje una respuesta

Su correo electrónico no será publicado.