Seguridad alimentaria, industria 4.0, el auge de lo natural, economía circular… Desafíos para 2018

Marga FernándezPor Marga Fernández 4 meses publicado
Home  /  Tecnoalimentalia  /  Tecnología  /  Seguridad alimentaria, industria 4.0, el auge de lo natural, economía circular… Desafíos para 2018

El sector de la alimentación afronta en este recién estrenado 2018 grandes desafíos heredados de años anteriores que ya coparon titulares en 2017: la seguridad alimentaria que, el año pasado, protagonizó portadas de la mano de la histamina en el atún, los huevos contaminados con fipronil, el brote de gastroenteritis por consumo de agua envasada procedente de Andorra… cómo acometer con éxito la transformación digital y medrar hacia una industria 4.0 más inteligente, flexible, conectada, social y automatizada; las tendencias y nuevas exigencias de consumo que deben guiar la innovación en la industria de la alimentación y las bebidas o cómo optimizar el uso de los recursos en pro de la sostenibilidad. Repasamos algunos de los artículos sobre estos temas publicados por expertos de AINIA en la prensa especializada durante 2017.

Bacteriófagos, etiquetado que no induzca al error y envases en pro de la seguridad alimentaria

Europa es probablemente la región del mundo más segura desde el punto de vista de los sistemas y controles de seguridad alimentaria vigentes pero se enfrenta, entre otros, al creciente problema de la resistencia a antibióticos en animales y humanos, que hace necesario investigar alternativas como el uso de bacteriófagos. En este artículo publicado en Euroganaderia.com, expertos de AINIA repasan el uso de los bacteriófagos como estrategia para el control biológico de enfermedades bacterianas en animales y plantas para hacer frente a las mutaciones que generan resistencia a los antibióticos.

También preocupa sobremanera en la UE el fraude alimentario, sobre el que versa la publicación Fraude, Derecho Alimentario y Autocontrol recogida en el suplemento Agro de El Economista, diario económico en papel que destaca en su área de especialización, junto con Expansión y Cinco Días, y cuya  edición digital es de los primeros portales económicos de España, según el ranking Alexa Internet.​

En esta misma línea de procurar garantías al/la consumidor/a, el portal Tecnoalimen recogía en 2017 un interesante artículo sobre el etiquetado de alimentos y el principio de no inducción a error. Los especialistas de AINIA también reflexionaban en Eurocarne sobre cómo el envasado de los productos cárnicos coadyuva en la protección y aumento de la vida útil, además de ofrecer unas posibilidades enormes de entrar en contacto con el consumidor y conseguir tres grandes objetivos: dar a conocer el producto, seducir al comprador y fidelizarlo.

Imagen avanzada, trazabilidad y big data: Industria alimentaria 4.0

La demanda creciente de transparencia e información sobre lo que comemos, así como la lucha contra el fraude, la defensa alimentaria y la seguridad alimentaria, obligan a modernizar los sistemas de trazabilidad actuales y, precisamente, la Industria 4.0 nace para dar respuesta a esa necesidad, tal y como se expone en el artículo La industria de la alimentación 4.0 del mencionado newsletter mensual monográfico de alimentación del periódico económico El Economista.

Otra de las demandas actuales de la industria alimentaria es la detección temprana de anomalías y patógenos en las propiedades químicas de los alimentos durante su procesado. En ese sentido, la Industria 4.0 brinda al sector sensores avanzados capaces de localizar contaminantes en bajas concentraciones y herramientas que proporcionan indicadores para el control de la calidad durante el proceso de fabricación, posibilitando así la toma de decisiones en automático y a tiempo real, tal y como se recoge en este artículo titulado Aplicaciones de la fotónica en el ámbito de la fábrica del futuro publicado en un número especial de la revista de la SECPhO (Southern European Cluster in Photonics & Optics).

De otro lado, la digitalización profundiza en el desafío de acercarse al cliente, a un cliente hiperconectado, multicanal y tremendamente activo. En este sentido, el Big Data es un gran aliado para identificar las necesidades más profundas del consumidor y poderle dar respuesta. Ello se consigue a partir del tratamiento masivo de datos obtenidos de la ingente cantidad de información recopilada en dispositivos móviles y de la observación de su comportamiento en entornos digitales, tal y como se expone en el artículo Bigfood: ‘Big data’ para impulsar la innovación en  las empresas agroalimentarias.

La exigencias del mercado dirigen la innovación en alimentación

Ese o esa consumidor/a hiperconectado muestra un interés creciente, entre otras cuestiones, por el comercio electrónico, tal y como se constata leyendo tanto la prensa generalista, como las revistas especializadas del sector. Buen ejemplo de ello es este artículo que versa sobre La regulación en el comercio electrónico de alimentos, una visión global del marco jurídico aplicable.

El/la consumidor/a actual también demanda alimentos que se mantengan frescos durante un período de tiempo más largo. Exige que su consumo sea seguro y que los alimentos mantengan sus cualidades organolépticas intactas. Todo ello condicionado por el ritmo de vida actual, que requiere un plus de comodidad y usabilidad. De ahí que la industria se vea impelida a avanzar hacia el desarrollo de envases barrera con mejores y más altas prestaciones “convenience”, como se expone en la publicación Los gustos del consumidor marcan las diferencias en alimentación.

Otro de los insight que marcaron tendencia en 2017 en alimentación y bebidas y que continuará este año es el boom de lo natural. Somos cada vez es más conscientes de la influencia de la alimentación en la salud y apostamos por productos que sean más naturales y menos procesados. Para conquistar a este/a consumidor/a, las empresas deben innovar prestando atención a qué se puede considerar y etiquetar como “natural” puesto que el concepto “natural” para los productos alimenticios no se ha definido en la legislación alimentaria de la UE. Al no tener un marco concreto, da lugar a continuos conflictos en su interpretación cuando se pretende hacer uso de esa expresión en los alimentos, como se detalla en este artículo de El Economista titulado Lo natural en el Derecho Alimentario.

Modelo económico más sostenible y respetuoso con el medioambiente

Todos los actores implicados en el sector (autoridades, tejido empresarial y consumidor/a) están inmersos en una revolución global que aboga por sustituir el concepto lineal de producción (producir-usar-tirar) por un sistema sostenible y competitivo en el que se haga un uso eficiente de los recursos. Por ello, crear un nuevo modelo que permita cerrar el ciclo productivo, dándole nuevos usos a sus residuos, convirtiéndolos en productos de valor, permitirá lograr un modelo económico más sostenible y respetuoso con el medioambiente: la Economía circular para un futuro sustentable.

En ese escenario, tal y como se expone en EFSC: alternativa sostenible de extracción, la extracción con CO2 supercrítico es un proceso de gran valor para la industria alimentaria tanto por sus numerosas aplicaciones como por ser una alternativa sostenible, inocua y rentable frente al uso de disolventes orgánicos contaminantes, cuya gestión supone un importante problema para el medioambiente.

Otra línea de trabajo a favor de la sostenibilidad es el aprovechamiento del agua y los recursos energéticos, donde la oxidación supercrítica está despertando interés como alternativa en el tratamiento de algunos residuos altamente recalcitrantes. Se basa en las propiedades particulares del agua bajo condiciones de temperatura y presión por encima de su punto crítico. En esas condiciones, el agua puede oxidar completamente (100% de eficiencia) cualquier compuesto orgánico convirtiéndolo en moléculas simples, como son el agua (H2O), el dióxido de carbono (CO2), nitrógeno elemental (N), etcétera.

Por medio de esta tecnología, los contaminantes orgánicos no requieren posteriores tratamientos de inertización, facilitando la disposición final sólo de una pequeña fracción. Además, el proceso puede mostrar un ahorro energético considerable, debido a que es posible aprovechar el calor producido por las reacciones exotérmicas.

Un ejemplo del enorme potencial de la tecnología de agua supercrítica es el proyecto LO2X, tal y como se evidencia en Super sludge: spain spearheads development of supercritical water oxidation, artículo publicado en la prestigiosa revista internacional Waterworld (UK) que repasa los beneficios ambientales y socioeconómicos de un cotratamiento sinérgico de lodos de depuradora y residuos (estiércol crudo y digerido, residuos alimentarios de alta carga orgánica, plaguicidas, lixiviados y otros, con recuperación de energía y fósforo) mediante Oxidación con Agua SuperCrítica (OASC).

Imprimir
Categoría:
  Tecnología
este artículo fue compartido 0 veces
 000