foto de José María Ferrer
José María Ferrer / 19 Octubre 2022

Alimentos saludables, dos enfoques (FDA y UE) con un mismo objetivo

Recientemente se ha abierto la consulta pública de la FDA para revisar y actualizar el concepto saludable (“healthy”) en el marco de la regulación norteamericana sobre la información nutricional en los alimentos. Comentamos algunos de los aspectos más relevantes en relación con esta iniciativa y también cómo se aborda esa cuestión en la UE.

La FDA propone actualizar su definición de "healthy” (saludable), mediante la incorporación de los criterios nutricionales que debe cumplir un producto para hacer la declaración "saludable" en su etiquetado. Desde la FDA están investigando la posibilidad de crear un símbolo que represente la declaración "saludable". El objetivo de este logotipo es que de forma rápida y directa aporte al consumidor la información necesaria para identificar los alimentos que le podrían ayudar para seguir una dieta más saludable.

La revisión parte de la definición existente del concepto “saludable” (1994) en cuanto a la presencia de nutrientes individuales -como la grasa saturada, la grasa total, el colesterol y el sodio, junto con ciertas vitaminas, minerales, fibra y proteínas- con cantidades máximas para algunos y mínimas para otros.

En 2022 la FDA propone una definición actualizada de la declaración "saludable" para su uso en los paquetes de los alimentos, que incluye lo siguiente:

  • Un alimento tiene que contener una determinada cantidad de un grupo de alimentos como frutas, verduras, cereales, proteínas y lácteos.
  • Un alimento no puede contener demasiadas grasas saturadas, sodio o azúcares añadidos.

Ejemplos de la aplicación de la definición de "saludable" propuesta. La aplicación del concepto propuesto presenta cambios con relación al estatus de algunos alimentos. Ejemplos concretos los podemos ver en el caso del salmón, los aguacates y el aceite de oliva, que con la nueva propuesta si se considerarán saludables. En sentido contrario, vemos otros alimentos que perderían tal consideración, es el caso de los cereales azucarados y el yogur que tienen una cantidad de azúcares añadidos superior a la permitida ya no cumplirían los requisitos.

¿Qué se espera con esta iniciativa? Las autoridades norteamericanas esperan que con la actualización de la definición de "saludable" se facilite mejor la información a los consumidores para que estos puedan elegir las opciones alimentaras más saludables posibles. En otro orden también se espera que industria alimentaria contribuya a la puesta en el mercado de alimentos más saludables si reformulan productos considerado la nueva definición de “saludable”.

¿Cómo se trabaja en la Unión Europea?, en la UE de acuerdo con la Estrategia «de la granja a la mesa» se trabaja en iniciativas legislativas que faciliten el consumo de alimentos saludables y en consecuencia la promoción de dietas saludables. Por el momento no se ha valorado la creación de un logotipo o símbolo tal y como plantea la FDA. Las iniciativas que la UE tiene en marcha en este ámbito se focalizan en promover el consumo sostenible de alimentos y facilitar la transición a dietas saludables y sostenibles:

  • Propuesta sobre un etiquetado obligatorio armonizado sobre propiedades nutritivas en la parte frontal de los envases para que los ciudadanos puedan optar por alimentos saludables con conocimiento de causa
  • Determinación de las mejores modalidades para establecer criterios mínimos obligatorios para la adquisición de alimentos sostenibles a fin de promover dietas saludables y sostenibles, que incluyan productos ecológicos, en las escuelas y las instituciones públicas
  • Propuesta para un marco de etiquetado de alimentos sostenibles que permita a los consumidores optar por alimentos sostenibles
  • Revisión del marco jurídico del programa escolar de la UE con miras a reorientarlo hacia alimentos saludables y sostenibles

¿FDA o UE, con qué enfoque nos quedamos? El enfoque de la FDA pretende caracterizar de forma individual a los alimentos para que puedan o no llevar el símbolo de “saludable”. Por el contrario, la UE hace más hincapié en conceptos como dieta o alimentos saludables, pero sin poner el acento en cada uno de los alimentos que podemos adquirir los consumidores.

Estamos ante dos planteamientos (FDA versus UE) con un fin similar, es decir, que los consumidores mejoremos nuestra dieta y en consecuencia también se reduzcan las enfermedades asociadas a una alimentación inadecuada.

Personalmente considero que el planteamiento de la UE es más apropiado, ya que, por el mero hecho de incorporar un símbolo o logotipo en algunos alimentos, no se puede conseguir que el consumidor medio norteamericano evolucione hacia dietas más saludables. Entiendo que una aproximación como la de la UE tiene más probabilidades de hacer que evolucione la dieta de los consumidores, dado que los esfuerzos se ponen en que asegurar que los ciudadanos podamos optar por alimentos saludables con conocimiento de causa y por tanto mejore nuestra dieta en general.

Si necesitas un asesoramiento legal o técnico en relación con las cuestiones ligadas con la regulación sobre alimentos saludables, desde AINIA podemos ayudarte a través del equipo de especialistas en el ámbito jurídico agroalimentario y en la mejora y reformulación. También puedes comentar este artículo en el grupo de legislación alimentaria en LinkedIn.

foto de José María Ferrer

José María Ferrer (332 artículos)

Noticias
relacionadas

icono izquierdaicono derecha

¿Te ha interesado este tema?
Contacta con nosotros

He leído y acepto la política de privacidad

Acepto recibir comunicaciones por parte de AINIA.

José María Ferrer
Jefe Departamento de Derecho Alimentario

Suscríbete a nuestra newsletter

Mantente al día de lo más destacado sobre innovación y nuevas tecnologías.
SUSCRIBIRME
close-link

Subscribe to our newsletter

Sign-up to get the latest news straight to your inbox.
ENVIAR
Give it a try, you can unsubscribe anytime.