José María Ferrer / 17 Febrero 2021

¿Qué está sucediendo con NUTRI-SCORE?

En las últimas semanas uno de los focos de atención de la actividad agroalimentaria es el sistema de información nutricional Nutri-Score, por ello queremos compartir algunas ideas con vosotros en este artículo.

Nutri-Score, ¿dónde se enmarca?

Los sistemas voluntarios para transmitir la información nutricional, ése ecosistema al que pertenece Nutri-Score, en estos momentos se trata de un sistema voluntario tal y como prevé el Reglamento 1169/2011 de información al consumidor en el que se fijó el compromiso de evaluar la situación antes del 13/12/2017 (finalmente se publicó en mayo de 2020) en cuanto a la utilización de formas adicionales de expresión y presentación, sus efectos en el mercado interior y la conveniencia de una mayor armonización de dichas formas de expresión y presentación de la información nutricional.

¿Cómo lo ve la Unión Europea?

La posición de la UE se comunicó a través del Informe de la Comisión de al Parlamento y al Consejo sobre la utilización de formas adicionales de expresión y presentación de la información nutricional (20 de mayo de 2020), en el que se ha estudiado la situación en cuanto a estos sistemas de carácter voluntario.

La Comisión Europea apuesta por armonizar este tipo de información y darle un carácter obligatorio «Dada esta prioridad política, todo lo expuesto anteriormente y el potencial de los sistemas de etiquetado en la parte frontal de los envases para ayudar a los consumidores a tomar decisiones sobre alimentos teniendo en cuenta su salud, parece apropiado introducir un etiquetado nutricional de la parte frontal de los envases armonizado y obligatorio a nivel de la UE. A su debido tiempo, la Comisión elaborará una propuesta legislativa en consonancia con los objetivos de la estrategia de la granja a la mesa y con los principios de mejora de la legislación».

La excepción permanente no puede constituir la regla general

En las últimas fechas las solicitudes de excepciones a la aplicación del sistema Nutri-Score son permanentes, primero fue el aceite de oliva, después los productos ibéricos, ahora los de calidad diferenciada…. Si un sistema de información nutricional para los alimentos quiere ser lógico y consistente, no puede vivir en la excepción permanente.

La excepcionalidad constante nos indica que la configuración del sistema no es la más adecuada para respectar el «a,b,c» que propone el Reglamento 1169/2011 en su artículo 36:

  • No induzca a error al consumidor
  • No sea ambigua ni confusa para los consumidores
  • Se base en los datos científicos pertinentes.

Aspectos positivos y negativos del sistema Nutri-Score

La principal dificultad en este tipo de sistemas pasa por conjugar sencillez con objetividad y claridad. Se trata de hallar el punto justo para que la información nutricional que se pone a disposición del consumidor le permita tomar una decisión de compra bien informada y llevar una dieta más saludable. En ocasiones alcanzar la sencillez es sumamente complicado, tal y como decía Steve Jobs «Lo simple puede ser más difícil que lo complejo. Hay que trabajar duro para aclarar las ideas y para hacer que lo pensado sea simple. Pero vale la pena una vez se consigue, ya que puede mover montañas».

En la otra cara de la moneda tenemos aspectos positivos que permitirán al consumidor tomar sus decisiones de compra de alimentos mejor informado y por tanto lograr una dieta más equilibrada y saludable. Si se mejora la dieta de la sociedad en su conjunto, también nos ayudará en la reducción de las enfermedades no transmisibles relacionadas con la alimentación. Estos elementos positivos los veremos con Nutri-Score, siempre y cuando el sistema se amolde a las distintas categorías de alimentos que consumimos en España.

Próximos pasos

El aluvión de noticias alrededor del sistema Nutri-Score hace necesario que tengamos clara la posible hoja de ruta en las próximas fechas. Dos hitos relevantes deberán producirse en los próximos 2 años, por una parte, en el ámbito nacional el anunciado Real Decreto relativo a la utilización voluntaria del logotipo nutricional «NUTRI-SCORE» en los productos alimenticios que puede ver la luz a finales de 2021. Por otro lado, en el ámbito de la UE esperamos que a finales de 2022 se presente una propuesta para establecer un esquema de etiquetado nutrición obligatorio y armonizado.

Como reflexión final, debemos valorar el contexto general para estos sistemas de información nutricional voluntaria. Se trata de planteamientos que transcienden más allá de la UE y que tendrán impacto para consumidores y operadores alimentarios en las decisiones de compra y la puesta en el mercado de productos, respectivamente. Por tanto, es fundamental contar con un sistema que ofrezca la máxima seguridad jurídica a los operadores y la información más clara y comprensible para el consumidor. Para alcanzar estos objetivos, estimo que lo más adecuado es diseñar un sistema «ad hoc» con la suficiente flexibilidad para ofrecer la información nutricional necesaria para el consumidor medio de la UE.

Si necesitas un asesoramiento legal sobre estos temas en AINIA contamos con un equipo de especialistas que pueden ayudarte a resolver cuestiones vinculadas con la formulación de los alimentos más saludables o cómo interpretan estas cuestiones los consumidores. También puedes comentar este artículo en el grupo de legislación alimentaria en LinkedIn.

José María Ferrer (303 artículos)

Noticias
relacionadas

¿Te ha interesado este tema?
Contacta con nosotros

He leído y acepto la política de privacidad

Acepto recibir comunicaciones por parte de AINIA.

José María Ferrer
Jefe Departamento de Derecho Alimentario

Suscríbete a nuestra newsletter

Mantente al día de lo más destacado sobre innovación y nuevas tecnologías.
SUSCRIBIRME
close-link

Subscribe to our newsletter

Sign-up to get the latest news straight to your inbox.
ENVIAR
Give it a try, you can unsubscribe anytime.