Juan Pablo Lázaro / 15 Julio 2020

Tecnologías cognitivas para alcanzar el éxito comercial, productivo y competitivo

La tecnología cognitiva es un campo de las ciencias computacionales (tecnologías de la información) que imita las funciones del cerebro humano a través de diversos medios, incluido el procesamiento del lenguaje natural, la extracción de datos y el reconocimiento de patrones. Su aplicación puede tener un efecto drástico en la forma en que los humanos interactúan con la tecnología, particularmente en los campos de la operación y control de procesos, el análisis de los procesos y el mercado y la toma de decisiones en función de todo lo anterior.

Por lo tanto, la industria cognitiva es aquella que aplica tecnologías cognitivas en cualquiera de sus procesos desde el diseño de productos hasta el análisis de la cadena de suministro pasando por el control de los procesos de producción.

La fabricación cognitiva

Dentro de la industria cognitiva el caso particular de la fabricación cognitiva hace uso de los datos en todos los sistemas, equipos y procesos para obtener información procesable en cada industria en particular y en toda la cadena de valor: desde el diseño hasta la fabricación y el soporte.

Basado en los cimientos de IoT (Internet of Thing / Internet de las cosas) y la integración/ fusión de datos y empleando análisis combinados con tecnología cognitiva, la fabricación cognitiva impulsa mejoras en la productividad, en la calidad, la eficiencia y la fiabilidad del entorno de fabricación.

Soluciones integrales e integradas para abordar los principales retos de la industria alimentaria

La industria alimentaria se enfrenta a diferentes retos: la necesidad de ofrecer productos cada vez más personalizados y adaptados a las necesidades y requisitos de los consumidores, la flexibilización de la producción, la búsqueda de la mejora continua y la eficiencia continua en fabricación y distribución coordinando operaciones a nivel de cadena de valor,  la necesidad de entregar una alta calidad de producto que sea homogénea, la necesidad de entregar un producto seguro a los consumidores, necesidad de dar información transparente sobre el producto y su origen, la necesidad de gestionar adecuadamente los residuos y/o maximizar su conversión en subproductos aprovechables.

En general, las soluciones actuales atienden a mitigar problemáticas individuales, por la falta de una visión tecnológica y de sistemas común que sea capaz de recopilar la ingente cantidad de datos que las organizaciones de la industria alimentaria generan y ponga al servicio de los procesos y operaciones de las empresas de alimentación un nuevo paradigma gobernado en cooperación entre las personas y la tecnología.

En este punto es donde AINIA propone introducir en el proyecto COGNOSFOOD, las tecnologías cognitivas para dar soporte de manera integral e integrada a las problemáticas de la industria alimentaria. Proyecto presentado al programa de apoyo a los centros tecnológicos en cooperación con las empresas promovido por IVACE y con el apoyo de Fondos FEDER (pendiente de resolución en el momento de publicación).

El proyecto COGNOSFOOD, cuyo principal foco es hacer realidad el concepto de industria cognitiva alimentaria, incide sobre tres pilares u operaciones clave de especial relevancia para el sector agroalimentario:

Optimización del coste productivo mediante la optimización de la planificación integrada de equipos y personas. • Homogenización de los parámetros de calidad de producto a partir de la creación de modelos que permiten identificar los parámetros de proceso clave a partir del análisis masivo de datos. • Minimización del riesgo de seguridad alimentaria a partir de algoritmos capaces de predecir el riesgo de presencia de microorganismos patógenos y/o alterantes de la calidad en el producto final. • Coordinación de procesos en la cadena de valor agroalimentaria, basado en la compartición fiable y segura de datos y procesos a lo largo de las organizaciones de la cadena de valor, y con el objetivo de optimizar la producción y minimizar los riesgos de seguridad alimentaria contando con la cadena de valor “by-design”.

Poder disponer de un sistema que organice las operaciones principales clave (producción y calidad, seguridad alimentaria y control de la cadena de valor) y que permita la aplicación de técnicas de inteligencia artificial/ Machine Learning e interfaces avanzados (realidad aumentada, asistentes virtuales y wearables), y su coordinación integrada en los distintos procesos, puede suponer un espaldarazo al éxito de las empresas que sean capaces de adoptar e integrar estas tecnologías.

En el marco del proyecto se contará con la colaboración empresarial en distintas etapas en aras de desarrollar soluciones que realmente aborden las actuales y futuras necesidades empresariales.

Mediante el desarrollo del paradigma de la industria cognitiva de alimentos, AINIA quiere contribuir de manera directa en todas las líneas de acción, de modo que la transferencia futura de los desarrollos de este proyecto se maximice.

 
Proyecto presentado al programa de apoyo a los centros tecnológicos en cooperación con las empresas promovido por IVACE y con el apoyo de Fondos FEDER (pendiente de resolución en el momento de publicación).
 

Juan Pablo Lázaro (14 artículos)

Noticias
relacionadas

icono izquierdaicono derecha

¿Te ha interesado este tema?
Contacta con nosotros

He leído y acepto la política de privacidad

Acepto recibir comunicaciones por parte de AINIA.

Juan Pablo Lázaro

Suscríbete a nuestra newsletter

Mantente al día de lo más destacado sobre innovación y nuevas tecnologías.
SUSCRIBIRME
close-link

Subscribe to our newsletter

Sign-up to get the latest news straight to your inbox.
ENVIAR
Give it a try, you can unsubscribe anytime.