Roberto Ortuño / 03 Julio 2019

Virus y norovirus, un riesgo a controlar

Basándonos en los datos del RASSF del primer trimestre de 2019, así como en las aportaciones realizadas en la III Reunión de la Red Española de Riesgos Emergentes de la AESAN, celebrada en el mes de junio de este mismo año y disponibles para su consulta en la propia página web de AESAN, en este artículo valoramos, más cualitativa que cuantitativamente, de la trascendencia que los riesgos relacionados con el consumo de alimentos que puedan contener diferentes tipos de virus y norovirus, dando claves para la seguridad alimentaria.

Seguridad alimentaria: Los datos del RASSF del primer trimestre del año

Los datos de notificaciones al RASSF del primer trimestre de 2019 están en línea con los de 2018.

El total de notificaciones relacionadas con virus (hepatitis A) y norovirus (GI y GII) en 2018 fue de 48. De ellas 4 relacionadas con hepatitis A y 44 con norovirus (muy mayoritarias las de norovirus GI que han sido 42).

En cuanto a productos los principales son los bivalvos, en especial los crudos (algún caso de cocidos congelados) con un total de 37. En menor cuantía frutas y vegetales, en concreto del grupo de las “berries” que suman un total de 11.

En el primer trimestre de 2019 se han producido un total de 12 notificaciones igual que la media trimestral de 2018. De ellas 9 corresponden con norovirus y 3 con hepatitis A.

Respecto a los productos de origen español no hay incidencia en el primer trimestre de 2019. En 2018 se realizaron 3 notificaciones de productos de procedencia española.

En resumen, no hay grandes cambios en el primer trimestre de 2019 respecto a lo observado en 2018 en relación con notificaciones al RASSF. Además, los productos de origen español no tienen una incidencia elevada pero las notificaciones de productos de origen España están relacionadas tanto con productos del mar como con “berries”.

Hepatitis E, ¿un riesgo emergente?

La hepatitis E no está dentro de los actuales planes de control y por ello no hay notificaciones. Pero ¿se debe sólo a la falta de controles o realmente la incidencia es nula o casi inexistente?

Si tenemos en cuenta las conclusiones de la ponencia que el Dr. David Rodríguez Lázaro (Universidad de Burgos) realizó en la III Reunión de la Red Española de Riesgos Emergentes de Aesan celebrada el pasado mes de junio, “existe una elevada presencia del VHE (virus de la hepatitis E) tanto en animales vivos, como a nivel de matadero y alimentos (hay que tener en cuenta que sólo se dispone de datos de serología y RNA, no información sobre infectividad). Además, los genogrupos obtenidos (3c, 3e, 3f) se agrupan con genogrupos aislados de pacientes humanos, lo que indica una correspondencia entre unos y otros, y por tanto existe una clara evidencia del potencial zoonósico asociado a consumo de alimentos derivados del cerdo”.

Habría que puntualizar que este riesgo existe en el caso de que los productos no hayan recibido un tratamiento térmico suficiente, ya sea en la industria o en el cocinado, y que además del cerdo, algunos productos de la caza de especies silvestres pueden ser también vector de este virus. También hay que tener en cuenta que lo constatado está relacionado con el riesgo potencial y no al menos por el momento, con el real.

En cualquier caso, deberíamos considerar la presencia del virus de la hepatitis E en alimentos como un potencial riesgo emergente y no bajar la guardia en este asunto. Sigue siendo un tema sensible en seguridad alimentaria.

Conclusiones

A modo de conclusiones, nos gustaría resaltar los siguientes tres puntos:

  1. No se han observado cambios significativos en el primer trimestre de 2019 respecto a lo observado en 2018 en relación con notificaciones al RASSF.
  2. Los productos de origen español no tienen una incidencia elevada pero las notificaciones de productos de origen España están relacionadas tanto con productos del mar como con “berries”.
  3. La presencia del virus de la hepatitis E en alimentos debe ser considerada un riesgo emergente para el que en un futuro se deberán poner medios de control, tanto de tipo oficial como autocontroles por parte de los operadores

AINIA LABORATORIOS cuenta con métodos analíticos acreditados por ENAC para la detección y cuantificación de norovirus (GI y GII), así como de hepatitis A para vegetales de hoja, frutos rojos, moluscos bivalvos y agua embotellada. En temas de control analítico y seguridad alimentaria, confíe y gane tranquilidad con AINIA, los laboratorios y el centro de referencia.

Roberto Ortuño (86 artículos)

Noticias
relacionadas

icono izquierdaicono derecha

¿Te ha interesado este tema?
Contacta con nosotros

Información básica sobre protección de datos

Responsable AINIA
Domicilio Calle Benjamín Franklin, 5 a 11, CP 46980 Paterna (Valencia)
Finalidad Atender, registrar y contactarle para resolver la solicitud que nos realice mediante este formulario de contacto
Legitimación Sus datos serán tratados solo con su consentimiento, al marcar la casilla mostrada en este formulario
Destinatarios Sus datos no serán cedidos a terceros
Derechos Tiene derecho a solicitarnos acceder a sus datos, corregirlos o eliminarlos, también puede solicitarnos limitar su tratamiento, oponerse a ello y a la portabilidad de sus datos, dirigiéndose a nuestra dirección postal o a privacy@ainia.es
Más info Dispone de más información en nuestra Política de Privacidad
DPD Si tiene dudas sobre como trataremos sus datos o quiere trasladar alguna sugerencia o queja, contacte al Delegado de protección de datos en info@businessadapter.es o en el Formulario de atención al interesado

Consiento el uso de mis datos personales para que atiendan mi solicitud, según lo establecido en su Política de Privacidad

Consiento el uso de mis datos para recibir información y comunicaciones comerciales de su entidad.

Roberto Ortuño
Responsable de Seguridad Alimentaria

Suscríbete a nuestra newsletter

Mantente al día de lo más destacado sobre innovación y nuevas tecnologías.
SUSCRIBIRME
close-link

Subscribe to our newsletter

Sign-up to get the latest news straight to your inbox.
ENVIAR
Give it a try, you can unsubscribe anytime.