La Dieta Mediterránea declarada Patrimonio de la Humanidad

By Redacción AINIA 9 años ago
Home  /  Noticias  /  Alimentación saludable  /  La Dieta Mediterránea declarada Patrimonio de la Humanidad
aceiteoliva_int
 
“La dieta mediterránea no comprende solamente la alimentación, ya que es un elemento cultural que propicia la interacción social.” Según señala la UNESCO
 La dieta mediterránea ha sido declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. El pasado 16 de noviembre, en Nairobi (Kenia), el Comité intergubernamental de la UNESCO para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial acordó inscribir la Dieta Mediterránea en la lista representativa del patrimonio cultural de la humanidad. La iniciativa de presentar la candidatura de la Dieta Mediterránea surgió en España y fue elaborada gracias a la colaboración entre la Fundación Dieta Mediterránea y la Administración del Estado. En 2003 fue presentada conjuntamente por España, Grecia, Italia y Marruecos. Ver vídeo candidatura.

 

…es una filosofía de vida basada en una forma de alimentarnos, de cocinar los alimentos, de compartirlos, de disfrutar de nuestro entorno y nuestro paisaje, de vivir y de relacionarnos con el medio, de generar arte y cultura, historia y tradiciones vinculados a nuestros alimentos emblemáticos y a su origen.
 
…es el fruto de las relaciones interculturales de las comunidades que conforman nuestra historia. Es el elemento común y parte esencial de nuestro patrimonio cultural inmaterial.
 
…es un estilo de vida común a todos los pueblos de la cuenca mediterránea. Paisajes, cultivos, mercados, celebraciones, tertulias, vida al aire libre… Los mediterráneos no nos sentamos a la mesa para comer, sino para comer juntos y disfrutar de la compañía de amigos y familia. Una herencia milenaria que debemos seguir transmitiendo alas generaciones futuras".
 
El aceite de oliva es el pilar de la Dieta Mediterránea. Ésta se caracteriza por la abundancia de alimentos de origen vegetal, como el pan, la pasta, el arroz, las verduras, las hortalizas, las legumbres o las frutas y frutos secos. Así como un consumo moderado de pescado, marisco, aves de corral, productos lácteos (yogur, quesos) y huevos. El consumo de pequeñas cantidades de carnes rojas y aportes diarios de vino consumidos con moderación, generalmente durante las comidas. Ver Decálogo de la Dieta Mediterránea.
 
Gracias a todos estos atributos la Dieta Mediterránea se encuentra hoy dentro de los 46 nuevos elementos inscritos en la lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO:
 
La dieta mediterránea es un conjunto de competencias, conocimientos, prácticas y tradiciones relacionadas con la alimentación humana, que van desde la tierra a la mesa, abarcando los cultivos, las cosechas y la pesca, así como la conservación, transformación y preparación de los alimentos y, en particular, el consumo de éstos.
 
En el modelo nutricional de esta dieta, que ha permanecido constante a través del tiempo y del espacio, los ingredientes principales son el aceite de oliva, los cereales, las frutas y verduras frescas o secas, una proporción moderada de carne, pescado y productos lácteos, y abundantes condimentos y especias, cuyo consumo en la mesa se acompaña de vino o infusiones, respetando siempre las creencias de cada comunidad.
 
 La dieta mediterránea –cuyo nombre viene de la palabra griega diaita, que quiere decir modo de vida– no comprende solamente la alimentación, ya que es un elemento cultural que propicia la interacción social, habida cuenta de que las comidas en común son una piedra angular de las costumbres sociales y de la celebración de acontecimientos festivos.
 
La dieta mediterránea ha originado además un conjunto considerable de conocimientos, cantos, refranes, relatos y leyendas. Asimismo, está arraigada en una actitud de respeto hacia la tierra y la biodiversidad y garantiza la conservación y el desarrollo de actividades tradicionales y artesanales vinculadas a la agricultura y la pesca en muchas comunidades de países del Mediterráneo, como Soria en España, Koroni en Grecia, Cilento en Italia y Xauén en Marruecos.
 
Las mujeres desempeñan un papel fundamental tanto en la transmisión de prácticas y conocimientos específicos sobre rituales, gestos y celebraciones tradicionales, como en la salvaguardia de técnicas”.
 
Sin embargo, según nos informa la Guía Mediterránea de Alimentación del Ministerio de Medio ambiente y Medio rural marino, existe una amenaza: la Dieta Mediterránea se está abandonando y corre el riesgo de que se pierda si no se toman medidas para protegerla. La influencia de globalización y los cambios socioculturales han traído consigo nuevas costumbres y hábitos alimentarios menos saludables, ajenos a nuestra cultura. El progresivo abandono de la Dieta Mediterránea está teniendo ya consecuencias en nuestra salud y su desaparición conlleva un menor consumo de los productos mediterráneos lo que puede originar una disminución de la producción, abandono de territorios rurales y degradación del país. Por ello, debemos protegerlaporque es parte de la herencia cultural recibida de nuestros antepasados que tenemos en común con los demás pueblos mediterráneos, una forma de vivir y relacionarnos, de cocinar y comer compartiendo, unos cultivos sostenibles y respetuosos con el medioambiente, un estilo de vida, en suma, cuyo carácter excepcional y su beneficiosa influencia para nuestra salud han sido puestos de manifiesto por la ciencia moderna.
 
Por este motivo, ha sido tan significativo el reconocimiento de la Dieta Mediterránea como patrimonio cultural inmaterial por la UNESCO, y de este modo, conseguir salvaguardar el acervo milenario que representa la Dieta Mediterránea.
 

Foto de Portalolivicolados en Flickr

Categories:
  Alimentación saludable, Noticias
About

 Redacción AINIA

  (2106 articles)

¿Te ha interesado este tema? ¿Hablamos?

Nombre
 
Email
 
Teléfono
 
Empresa
 
Población
 

Mensaje