Las 5 claves del biogás agroindustrial

AINIABy AINIA 10 años ago
Home  /  Noticias  /  Medio ambiente  /  Las 5 claves del biogás agroindustrial
3346906435_63228a021d

El biogás agroindustrial suena cada vez con más fuerza como una fuente de energía alternativa que puede tener su importancia en España. Y no es para menos: gracias a la “co-digestión anaerobia” podemos obtener esta fuente energética aprovechando los materiales orgánicos residuales procedentes de actividades agroalimentarias como los subproductos de frutas y vegetales, de la carne o del pescado; así como las deyecciones ganaderas (estiércol, purines) lodos de depuradoras de industrias alimentarias, etc. O sea, dando un fin a los residuos.

 

Lo curioso del caso es que pese a que España es el país de la Unión Europea que dedica mayor superficie al cultivo, es el cuarto en producción ganadera y el quinto en producción alimentaria a nivel industrial; no somos el país líder en la producción de esta fuente de energía. Entonces, la pregunta es previsible: ¿por qué no damos una salida sostenible a todos esos residuos?

Esas toneladas de residuos pueden convertirse en algo que nos dé calor y electricidad. Quizás el primer paso para ello sea viendo las cinco claves del biogás industrial:

  1. Si tu empresa genera esos residuos, al producir el biogás conseguirás calor y electricidad de forma simultánea. El calor podrás aprovecharlo para la calefacción, agua caliente sanitaria o secado de tus instalaciones… y con la electricidad, alimentarlas.
  2. La generación de electricidad es una fuente de ingresos para los productores. Puede serlo de tu compañía. Además del abastecimiento del punto anterior, la producción energética puede venderse a las compañías eléctricas. Para motores de potencias inferiores a los 500kW, se ingresan 0,14€ por cada kWh entregado a la red eléctrica.
  3. El coste de la gestión de residuos baja de forma significativa gracias a la “co-digestión”. Pueden tratarse varios materiales orgánicos a la vez y eso se nota en el coste total: co-digerir conjuntamente el estiércol de una granja de vacas con la pulpa de una fábrica de zumo de naranja o los residuos de un matadero.
  4. El biogás contribuye a garantizar el suministro de energía, sobretodo en áreas rurales. Al producir una energía alternativa desde el propio territorio, disminuye la dependencia energética de nuestro país respecto a otros países por fuentes energéticas fósiles como el petróleo.
  5. El biogás industrial contribuye a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. La combinación es ganadora: se reduce el consumo de energías fósiles y con el tratamiento de algunos residuos, se limita el efecto de algunos gases en la atmósfera.

Pero quizás debamos añadir una clave más: la capacidad de desarrollo en nuestro país. En España tan sólo existen unas pocas plantas en funcionamiento, pero las ventajas para productores y para la sociedad en su conjunto son una oportunidad para todos ellos. Nuestro potencial está aguardando: con 49 millones de toneladas al año de materias primas agroindustriales, podríamos generar 2.600 millones de m3 al año de biogás… Para que te hagas una idea, con un m3 hacemos que una bombilla de 100W funcione durante 21 horas seguidas. El biogás agroindustrial es clave.

Foto de caveman_92223 en Flickr

Categories:
  Medio ambiente, Noticias

¿Te ha interesado este tema? ¿Hablamos?

Nombre
 
Email
 
Teléfono
 
Empresa
 
Población
 

Mensaje