¿Cómo influye el color en la percepción de sabor de un producto?

Por Redacción AINIA 6 años publicadoSin Comentarios
Home  /  Tecnoalimentalia  /  ¿Cómo influye el color en la percepción de sabor de un producto?
caramelos

El color constituye la parte central de nuestra experiencia visual del alimento ya que nos proporciona pistas sobre si ese alimento es comestible o no y sobre la identidad e intensidad del sabor. Por ello, en muchos casos se ha comprobado que el color puede jugar un papel decisivo influyendo en nuestra experiencia sobre el sabor de los alimentos que consumimos. A continuación te contamos algunos ejemplos de la interacción entre el color y el sabor y sus aplicaciones en la industria.

En el proceso de decisión de aceptar o rechazar un producto, el primer factor que el consumidor considera es el aspecto del mismo, influyendo por lo tanto, incluso de manera previa al consumo propiamente dicho del mismo. Por ejemplo, en el caso de alimentos envasados, el envase constituye la primera y única información que el consumidor percibe inicialmente del producto. Además, entre los diferentes atributos asociados al aspecto, como la forma, el tamaño o el color, éste último es el que destaca por encima de los otros ya que nos ofrece información clave sobre el producto influyendo incluso en el sabor.

El sabor: la variable sensorial más importante de un alimento

La variable sensorial que los consumidores consideran como más importante respecto a las decisiones que toman de los alimentos que consumen es, fundamentalmente, el sabor. Sin embargo, durante el acto de comer o beber, el consumidor experimenta una multitud de sensaciones que van más allá del sabor exclusivamente y de las que a menudo el propio consumidor no es consciente.

Nuestra percepción del sabor es el resultado de la integración de la información proporcionada por las distintas categorías sensoriales: el olfato, el gusto, el oído, la vista, el tacto, la temperatura y algunas veces incluso irritación o dolor. Esta experiencia sensorial integrada por múltiples facetas sensoriales es el fundamento del sabor que percibimos, aunque ciertamente algunas sensaciones contribuyen más que otras, como el color de los productos.

De hecho, en la actualidad, la idea de que los consumidores se forman una idea previa sobre el sabor del producto sólo viendo el color del mismo toma fuerza en la investigación sobre el origen de la interacción color-sabor que toma en cuenta para su interpretación el papel de las expectativas y el background que las personas adquieren por experiencias anteriores (aspectos cognitivos).

Aplicaciones de la interacción color-sabor de un alimento:

• La capacidad de formular alimentos más saludables modificando la intensidad del color tanto del producto como del propio envase
• La mejora de la aceptación de un producto
• El desarrollo de nuevos productos más atractivos para los consumidores

 
¿Cómo influye el color en la percepción del sabor?

A continuación citamos algunos ejemplos de este tipo de interacciones:

1. El color verde se asocia a un sabor ácido como de lima o de limón. Se ha comprobado en bebidas de fresa de color verde que más de la tercera parte de las personas encuestadas identifican el sabor de la bebida como de lima o limón.

2. El color marrón influye negativamente en las bebidas de limón y menta. Sin embargo, las mismas bebidas con otros colores diferentes del marrón son más aceptadas por los consumidores.

3. El color rojo se asocia al sabor dulce en bebidas, de manera que cuando se presenta una bebida de color rojo con más intensidad es considerada más dulce que otra del mismo dulzor pero con menor intensidad de color. Este ejemplo se ha explicado científicamente por el hecho de considerarse una asociación aprendida de la naturaleza: en las frutas, la madurez es frecuentemente asociada con una transición del verde al rojo y este cambio de color ocurre en paralelo con un aumento del contenido de azúcar de los frutos.

4. El color marrón en los dulces se asocia a un incremento del sabor a chocolate. En un estudio llevado a cabo con M&Ms se observa que los participantes del estudio indican que los M&Ms de color marrón tienen más sabor a chocolate que los de color verde.

5. El color verde se asocia con las verduras y no es del gusto de los niños. Como ejemplo, a principio de la década  siglo se lanzó el Ketchup de la multinacional Heinz de color verde como un intento para conseguir más mercado dentro de la población infantil y no tuvo éxito.

6. Los colores naturales como los marrones y los rojos favorecen la percepción del producto en cambio los colores estridentes nos hacen desconfiar del alimento.

Experiencia de ainia

En ainia, consumolab posee un amplio conocimiento en el acercamiento a los consumidores para ayudar a las empresas a comprender y evaluar las posibles interacciones sensoriales, investigando las expectativas y actitudes que generan en los consumidores las características sensoriales de los productos y otros elementos como el envase.

Si quiere ampliar más información acerca de la interacción entre el sabor y el color de los productos puede ponerse en contacto con nosotros.

 

Formación relacionada con este artículo

 

Artículos de interés:

¿Cómo conocer los factores que influyen en la compra de un producto?
¿Qué les importa realmente a los consumidores?: Factores de decisión de compra y hábitos de consumo
Comprobado: envase, coste y etiquetado, claves en la decisión del consumidor
 

Imprimir
Categorías:
  Tecnoalimentalia, Tendencias y consumidor
este artículo fue compartido 0 veces
 000

Deje una respuesta

Su correo electrónico no será publicado.