AINIA / 15 Junio 2020

Biorrefinerías a pequeña escala para añadir valor a los subproductos generados por la producción del aceite de oliva

Las biorrefinerías a pequeña escala en el ámbito rural son un instrumento clave de la nueva bioeconomía impulsada desde la UE para optimizar recursos. En esta línea un consorcio de empresas liderado por ACESUR y, en el que colabora AINIA, está trabajando en el proyecto ALPEOCEL cuyo objetivo es desarrollar nuevos procesos de biorrefinería para la transformación sostenible del alpeorujo en compuestos de mayor valor añadido: microfibras y nanofibras de celulosa, compuestos bioactivos para la elaboración de cosméticos, fertilizantes o biomasa vegetal.

Más del 80% de las aceitunas que se procesan en las almazaras se convierten en alpeorujo. Un subproducto mezcla de aguas, partes sólidas de la aceituna (pulpa, piel y hueso) y restos grasos derivados del proceso de elaboración del aceite de oliva virgen extra. Esto provoca que, en un periodo corto de tiempo, se generen grandes volúmenes de subproducto (100-120 kg de residuos húmedos/100 kg de aceituna procesada) cuyas características químicas y cantidad (fundamentalmente carga orgánica, nutrientes, conductividad y polifenoles) hace que sea difícil su gestión y aprovechamiento.

Por ello, en el proyecto ALPEOCEL se está trabajando en el desarrollo de nuevos procesos de biorrefinería para la transformación sostenible del alpeorujo generado en almazaras y orujeras, en microfibras y nanofibras de celulosa; así como en compuestos bioactivos para la elaboración de cosméticos, fertilizantes o biomasa vegetal rica en proteína. De este modo, se logra valorizar este subproducto para que su gestión sea óptima, rentable y sostenible.

Según ha explicado Fátima Vargas, del departamento de biotecnología de AINIA: “es una iniciativa pionera en España en la que tenemos como objetivo aplicar el modelo de biorrefinería a instalaciones existentes, como las orujeras, ampliando su alcance y permitiendo de este modo, mejorar su viabilidad técnico-económica y ambiental. Además, podemos encontrar sinergias entre los nuevos procesos de biorrefinería y las tecnologías de procesado disponibles para obtener un amplio espectro de nuevos bioproductos y bioenergía”

Estos nuevos procesos de transformación del alpeorujo supondrán el aprovechamiento y valorización de los subproductos del olivo para la obtención de compuestos bioactivos y otros bioproductos. “Las biorrefinerías a pequeña escala en el ámbito rural son un instrumento clave de la nueva bioeconomía impulsada desde la UE para optimizar los recursos biomásicos”, ha añadido Fátima Vargas.

Para el desarrollo del proyecto ALPEOCEL se ha creado un consorcio de empresas especialistas en distintas áreas: ACEITES DEL SUR-COOSUR S.A. (ACESUR) coordinador del proyecto y grupo líder en el sector del aceite de oliva y girasol,; HEROGRA FERTILIZANTES, S.A. especialista en fabricación y distribución de fertilizantes líquidos, sólidos y especiales; AGROISA MAQUINARIA Y SERVICIOS, S.L, empresa especializada en la maquinaria oleícola; y el INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN BIOTECNOLÓGICA, FARMACÉUTICA y MEDICAMENTOS HUÉRFANOS, S.L. (INVES BIOFARM) especialista en I+D+i, fabricación de medicamentos y de otros productos propios. El consorcio ALPEOCEL cuenta además con el apoyo técnico de la Universidad de Oporto y de AINIA.

Noticias
relacionadas

¿Te ha interesado este tema?
Contacta con nosotros

He leído y acepto la política de privacidad

Acepto recibir comunicaciones por parte de AINIA.

AINIA

Suscríbete a nuestra newsletter

Mantente al día de lo más destacado sobre innovación y nuevas tecnologías.
SUSCRIBIRME
close-link

Subscribe to our newsletter

Sign-up to get the latest news straight to your inbox.
ENVIAR
Give it a try, you can unsubscribe anytime.