Las 10 cosas que debes saber de la IV gama

Por Redacción AINIA 8 años publicado
Home  /  Noticias  /  Calidad y seguridad alimentaria  /  Las 10 cosas que debes saber de la IV gama
174091756_178f9ff3dd

¿Alguna vez has oído hablar de los productos IV gama? ¿No? Te sorprendería saber la cantidad de veces que los has consumido. De hecho, las veces que tu mismo los has tenido en tus manos en el supermercado. No, no hablamos de productos de ciencia ficción: es algo más habitual, útil y práctico de lo que puedas imaginar. ¿Alguna vez has comprado una bolsa de lechuga lista para comer? Esos son los productos IV gama.

Ahora que ya hemos puesto nombre al producto, quizás quieras saber algo más sobre los productos IV gama. ¿Qué te parece dar con las diez cosas que nunca te atreviste a preguntar sobre estos productos? Vamos a ello… con diez respuestas.

  1. ¿Pero qué es la IV gama? Son los productos que han sido sometidos a un mínimo procesamiento (esencialmente, lavarlos, cortarlos y envasarlos en atmósfera modificada) y que tienen una mayor practicidad en su uso, ya que evita muchos procesos que hacemos habitualmente en casa. Además, se conservan mejor (a baja temperatura).
  2. Frutas y verduras, protagonistas de la IV gama. Así es, las frutas y las verduras son los productos a los que aplicamos esta técnica de conservación. Productos frescos y naturales que son mínimamente procesados y que llegan a nuestras casas de una forma más práctica y fácil de usar.
  3. Sí, son frescos. Los productos IV gama son naturales, sanos y frescos. Aunque veas la lechuga cortada y envasada o la naranja troceada y pelada, son productos sanos, frescos y con las características organolépticas y nutricionales del producto original. Lo único que hacemos es tratar el producto a través de su limpieza, su corte, etc. y envasándolo para que dure el tiempo justo.
  4. La clave: la materia prima. La selección de la materia prima es esencial, desde las variedades óptimas para estos procesos al estado de madurez del fruto, etc. Pero también la clave está en otro tipo de materia prima… el diseño del proceso. Máquinas adecuadas, tiempos precisos… todo lo necesario para minimizar el daño al fruto.
  5. El mínimo procesado. Aunque mucha gente, al ver las bolsas de lechuga en el lineal del supermercado, pueda pensar que a ese producto se le han aplicado muchos procesos y elementos, la realidad es que la IV gama es el mínimo procesado para conseguir una mejor conservación y alargar la vida útil del producto. Y como hemos visto, afectando al producto lo mínimo.
  6. Múltiples presentaciones. Todas prácticas. Dependiendo del fruto o de la verdura, encontramos varias presentaciones del producto. En todos ellos se procede a la limpieza del fruto y al envasado en atmósfera protectora. Y dependiendo del producto, encontramos frutas y verduras peladas, cortadas o con tratamientos como los recubrimientos que evitan el pardeamiento de la fruta.
  7. Como recién pelada. El tratamiento de los productos IV gama nos permite tener productos como recién pelados, sin modificar sus características organolépticas o nutricionales. Por ejemplo, en ainia hemos ayudado a empresas que han desarrollado la venta de naranjas laminadas y peladas. Gracias a la IV gama y al protocolo de acción establecido, podemos disfrutar en casa de naranjas listas para el consumo. Otro ejemplo son las manzanas a las que se aplica un recubrimiento comestible que alarga la vida útil del producto y evita su pardeamiento.
  8. Un producto más duradero… y natural. Al procesar mínimamente el producto y ser envasados en atmósfera modificada, estos productos frescos aumentan su vida útil. Así, si seguimos los consejos de conservación –esencialmente mantenerlos refrigerados-, los productos duraran más tiempo en nuestros hogares.
  9. La practicidad, punto clave. Realmente es uno de los ingredientes del éxito: tenemos productos naturales, sanos y prácticos. Eso especialmente positivo porque el ritmo de vida actual es frenético y no parece el entorno más propicio para consumir frutas y verduras, tan esenciales en nuestra dieta. Así, hoy podemos consumirlos de una manera más práctica y fácil.
  10. Cada vez vemos más productos IV gama en nuestras tiendas habituales. Así es, cada vez hay más oferta y también más demanda. Los productores han visto en este tipo de productos el modo de poder aumentar sus vendas… y los consumidores han visto el modo de poder consumir productos sanos de un modo más práctico. Oferta y demanda se han encontrado. Y hoy estos productos representan un volumen de negocio de 180 millones de euros en España, aproximadamente.

Y deberíamos añadir un punto adicional… que lo envuelva todo. Precisamente de eso va. Si la IV gama ha logrado un hueco en nuestras cocinas es por la tecnología del envase que la ha desarrollado, dando con la capacidad de poder tratar correctamente el producto y crear la atmósfera artificial que protege al alimento de su envejecimiento.

 

Foto de kurafire en Flickr

Imprimir
Categorías:
  Calidad y seguridad alimentaria, Noticias
este artículo fue compartido 0 veces
 000