Innovar en productos cárnicos, ¿cómo integrar al consumidor en el proceso?

Juan Pablo LázaroBy Juan Pablo Lázaro 3 años ago
Home  /  Tecnoalimentalia  /  Tendencias y consumidor  /  Innovar en productos cárnicos, ¿cómo integrar al consumidor en el proceso?
productos cárnicos

El sector  cárnico se dispone a superar grandes retos impuestos por el contexto actual. La competitividad de sus productos y marcas depende de dar respuesta a la constante presión  del mercado para seguir innovando y hacerlo con éxito. Las empresas del sector cárnico necesitan alinear las decisiones estratégicas relativas a la innovación, poniendo el foco en el consumidor y las nuevas tendencias de consumo basadas en salud y sostenibilidad. A lo anterior se añade el desafío de la transformación digital, en la que adquieren enteros la flexibilidad de producción y la personalización de producto.

En este artículo repasamos aquellas tendencias más significativas para el sector cárnico y explicamos  cómo integrar al consumidor en el proceso de innovación, avanzando nuevas herramientas y metodologías.

El sector cárnico, cuarto sector industrial del país, se dispone a hacer frente a los diferentes retos derivados del contexto actual a través de un decidido compromiso en favor de los productos cárnicos de calidad y una firme apuesta por la innovación. Buen ejemplo de ello son las diferentes iniciativas puestas en marcha por ANICE entre las que destacan su liderazgo en “Grupos Operativos para la innovación” del sector cárnico o el Plan de Autocontrol Analítico. Este último pretende la reformulación de productos cárnicos ya en el mercado y reducir su contenido en grasa, sal y azúcar.

Lo cierto es que en el contexto actual, la industria alimentaria y en especial el sector cárnico, se encuentran ante la necesidad de conocer y comprender muy bien la percepción que el consumidor tiene sobre sus productos de cara a reaccionar con éxito ante las nuevas exigencias del mercado. Hay que tener en cuenta, además, que hablamos de un sector  que representa el 13% del PIB industrial del país y más del 21% de la cifra de negocios y el 23% del empleo de la industria alimentaria, con unas exportaciones de 5.562 millones de euros.

Algunas reflexiones en esta línea hemos ido escuchando en diferentes foros, sobre todo orientadas a responder de manera efectiva a las percepciones y demandas del consumidor actual. El último foro en el que estuvimos, el IX Congreso Mundial del Jamón Curado, en el que fuimos invitados, tuvimos además la oportunidad de compartir nuestra visión y conocimiento sobre la transformación digital en el sector y cómo las TICs pueden ayudar en este nuevo reto.

El consumidor hiperconectado: tendencias de consumo en productos cárnicos y drivers de compra

El consumidor hiperconectado valora la experiencia de compra por encima de otros atributos y ha cogido las riendas de la interacción con las marcas. La omnicanalidad es una acusada tendencia; se apuesta por canales mixtos de compra y distribución.  De hecho, según Nielsen Gloval Survey of E-commerce 2014 entre el 52-63% de los millenials confiesan intención de compra online y hasta el 30% de aquellos que pertenecen a la “Generación X”.

Este consumidor  conectado  por móviles, apps, weareables… consulta y produce información sobre los productos que consume y asume  el papel de prescriptor o detractor de los mismos ante sus comunidades. Esto pone las bases del consumo colaborativo, pero también implica que la lealtad del consumidor a los productos se ve alterada por las opiniones de “influencers” en las RRSS.

El acceso a la información del consumidor actual ha aumentado su sensibilidad por el cuidado de la salud a través de la alimentación. Ante las diferentes necesidades, los alimentos deben ser saludables de forma personalizada y estar adaptados a los diferentes segmentos poblacionales. Mientras los deportistas buscan productos ricos en proteínas, las personas preocupadas por su colesterol mantienen un férreo control sobre las grasas y lo mismo ocurre con otros colectivos, como niños o personas hipertensas con la sal.

Así, el proceso de selección de productos cárnicos elaborados se torna aún más  meticuloso. El foco de atención se dirige ahora a  cualidades nutricionales de los ingredientes y priorizando aquellos de origen natural. Conocer e identificar la trazabilidad desde el origen es otra demanda social.

No obstante, el consumidor está lejos de olvidar la variable placer. Por esa razón, el segmento “premiun” adquiere relevancia anteponiendo la calidad de los productos al precio y haciendo hincapié en la variable sensorial.

Además de todo lo anterior, la tendencia “convenience” responde a las necesidades de simplicidad y facilidad de uso a la que responden productos cárnicos como los platos preparados, las presentaciones de carne fresca ya cortada y, en ocasiones, adobada o con la salsa ya preparada y compartimentada en el envase. De la misma forma, la idoneidad de los envases convenience para carnes responden a necesidades como la inmediatez y funcionalidad junto con el deseo del consumidor de intervenir menos tiempo en la cocina. Encontramos buenos ejemplos de ello en los envases para cocinado al vacío de productos cárnicos o en el auge y crecimiento de los snacks.

Como vemos, en un entorno en constante cambio, conocer al consumidor y anticiparse a sus demandas es una necesidad sin la cual es difícil avanzar en un entorno cada día más competitivo, exigente y global.

¿Cómo integrar al consumidor en el proceso de innovación?

A pesar del ascenso del 9% en el número de innovaciones entre los años 2014 y 2015, el  informe “Radar de la innovación 2016”de KantarWorld Panel  informa de un dato preocupante. El ratio promedio de éxito de los nuevos productos lanzados al mercado descendió del 45% en 2014 al 29% en 2015.

El reto está claro: ofrecer productos a la medida del consumidor final, y para ello necesitamos incorporar al consumidor en todas las fases del proceso de innovación, la pregunta que se desprende es “¿Cómo hacerlo con garantías de éxito?”

Ante consumidores cada vez más segmentados, diversos,  informados y que se mueven en una multicanalidad permanente, la digitalización es también la herramienta que nos está permitiendo desarrollar estos procesos de innovación contando con el consumidor.  Se trata de recoger la información que se produce, tanto el big data como el small data y conseguir descubrir en ella las tendencias que puedan marcar la pauta para la innovación. Nuevas tecnologías como la minería de datos y el análisis semántico  nos están permitiendo seleccionar, relacionar e interpretar la información recogida en la red y convertirla en conocimiento útil que nos ayude en la toma de decisiones.

Bigdata y minería de datos: cómo incorporarlas en nuestro proceso de innovación

C-Watch es una metodología apoyada sobre una solución tecnológica de AINIA para la escucha del consumidor. El sistema investiga y analiza conversaciones sobre los contenidos que vierte el propio consumidor en la Red. Recopilando y analizando adecuadamente dicha información podremos responder a preguntas sobre las preferencias, necesidades y criterios de aceptación manifestados en torno a los productos cárnicos, los ingredientes preferidos por los consumidores, las  relaciones que establecen son los productos según sus propiedades nutricionales, o los nuevos vectores de innovación sobre los que trabajar.

 Aplicaciones inteligentes y cloud computing

Aplicaciones como las que se están desarrollando en el proyecto ASSET permiten conocer desde que todos los puntos de vista la forma en la que los consumidores valoran los productos.

Metodologías de co-creación

No cabe duda de que el análisis de los datos es fundamental en todas las fases que engloba el  proceso de innovación. Las nuevas metodologías de co-creación a través de comunidades digitales como las empleadas por AINIAFORWARD, basadas en técnicas proyectistas no invasivas, permiten  analizar el comportamiento e indagar en los insights más profundos del consumidor. La toma de decisiones a lo largo de todo el proceso de innovación podrá apoyarse en los resultados de estas investigaciones hasta llegar al lanzamiento del producto y las estrategias de marketing.

Análisis sensorial de productos cárnicos

Finalmente, los test de consumidores también nos proporcionan una valiosa información para el éxito de la innovación. CONSUMOLAB,  a través de  técnicas rápidas de análisis sensorial, trabaja en este campo ayudando a los equipos de I+D, calidad, producción y marketing.

De cara al futuro se está trabajando en nuevas tecnologías de persuasive computing enfocadas a diseñar nuevos hábitos de consumo, así el empleo neuromarketing para diseñar  diseño de experiencias de consumo a la carta.

Si su empresa quiere profundizar en el conocimiento del consumidor para incorporarlo en el proceso de innovación puede contar con AINIA, somos especialistas en el desarrollo de soluciones TICs para el análisis del consumidor y la personalización de producto; también tenemos una amplia base de consumidores muy activos; contamos con expertos en las últimas metodologías de co-creación, así como con especialistas en técnicas rápidas de análisis sensorial de alimentos. Cuente con nosotros.

Category:
  Tendencias y consumidor
Juan Pablo Lázaro
About

 Juan Pablo Lázaro

  (10 articles)

¿Te ha interesado este tema? ¿Hablamos?

Nombre
 
Email
 
Teléfono
 
Empresa
 
Población
 

Mensaje