Los alimentos ricos en fibra marcan tendencia

Beatriz PérezPor Beatriz Pérez 6 meses publicado
Home  /  Tecnoalimentalia  /  Tendencias y consumidor  /  Los alimentos ricos en fibra marcan tendencia
alimentos con fibra

Según diversos estudios, los consumidores y consumidoras demandan productos con menos grasas (56%), menos azúcares (55%) y menos calorías (42%) y que incluyan ingredientes saludables como ingredientes ricos en fibra y proteína, pero sin renunciar al sabor ni a su textura. En este artículo abordamos cuáles son las tendencias que marcan el desarrollo de alimentos con alto contenido en fibra, alimentos que dan solución a tres necesidades de los consumidores y consumidoras: La reducción de azúcares, el aporte nutricional y la sensación de saciedad.

El estudio de Mintel de julio de 2017 aborda las tendencias en lo referente a fibras saciantes en aquellos alimentos que apuestan por lo natural. Un factor clave en el momento de la compra.

Como vimos en el artículo Alimentos bajos en azúcar: Cómo estimar el índice glicémico,  los productos de alimentación con bajos niveles de azúcares o edulcorantes marcan tendencia. Si a estos productos bajos en azúcar les añadimos fibra como agente de carga les estaremos dando también un aporte nutricional saludables, inherente a la fibra.

Actualmente los alimentos que se ofertan al mercado enriquecidos en fibra son principalmente los snacks, productos de panadería y los cereales para el desayuno.

La fibra es un ingrediente que los consumidores y consumidoras, motivados por su preocupación por su salud y bienestar, reclaman cada vez más. La inulina y la polidextrosa son dos de las fibras naturales más comunes.

Pero además, los consumers demandan de los snacks, productos de panadería y cereales para el desayuno “etiquetas limpias”. Por ello, en los próximos años, estos productos se verán obligados a  incluir ingredientes naturales como fuente de fibra dietética en sus etiquetas. Ingredientes ricos en proteínas, nutrientes, vitaminas, minerales, grasas saludables y fibra como las nueces, semillas, legumbres, frutas y vegetales con alto contenido en fibra.

Otros ingredientes como el café o los cereales son ingredientes muy interesantes para el desarrollo de nuevos productos con fibra, tanto desde el punto de vista nutricional como en cuanto la sostenibilidad.

Según los datos del Mintel, en nuestro país, el 47% de los consumidores y consumidoras ha incorporado a su dieta más alimentos con fibra en comparación con el año anterior. Y es en el desayuno cuando principalmente se consumen estos alimentos.

Pese a ello, sólo el 2% de los nuevos alimentos y bebidas comercializados a nivel mundial en los últimos cinco años indicaban como valor diferencial su contenido en fibra, siendo la inulina la principal fibra en el 19% de los alimentos. En cuanto a cuáles son las principales categorías de producto, señalar los lácteos, snacks, productos de panadería, alimentos para bebés, bebidas o postres y helados.

Mientras que en EEUU ha disminuido en un 10% el número de referencias de nuevos productos lanzados con inulina, en Europa se añade al 40% de los nuevos productos ofertados.

Por ejemplo, en Francia se ha lanzado un chocolate belga con edulcorantes que no contiene azúcares agregados y es alto en fibra, al incorporar inulina como fibra y mantitol como edulcorante.

Pero estos productos no sólo son tendencia en cuanto consumo. Los organismos gubernamentales están legislando en favor de una disminución de los niveles de azúcares y un mayor aporte nutricional en los productos de alimentación para prevenir la obesidad o las enfermedades cardiovasculares.

Además, aquellas empresas que exportan sus productos a EEUU deberán atender también las exigencias de la Food and Drugs Administration (FDA). Ésta ha aumentado la ingesta diaria recomendada en cuanta fibra, de 25 g a 28 g por día. De momento, las fibras aisladas y sintéticas pueden agregarse a los productos pero sin citarse como fibra dietética en el etiquetado. Además, algunos ingredientes considerados como fuente de fibra podrían no ser aptos en función de las recomendaciones de la FDA, entre ellos, la inulina.

De esta forma, estas empresas deberán contemplar si necesitan reformular sus productos para cumplir con las nuevas regulaciones de FDA. Ahora deben calcular la cantidad de fibra dietética de los ingredientes y justificar si se adecua a lo establecido en el panel de información nutricional. Además, deben demostrar que las fibras sintéticas son beneficiosas.

AINIA participa en proyectos de investigación para reformular alimentos con fibra

Los ingredientes con fibra dan solución a tres necesidades de los consumidores y consumidoras: La reducción de azúcares, el enriquecimiento nutricional y la saciedad. Muchas empresas, para poder dar respuesta a ello, necesitan reformular sus productos y encontrar nuevas fibras, sin que ello suponga una renuncia a otros aspectos como el sabor o la textura.

ANIA participa en dos proyectos de investigación en este campo: CIBENA y SATISFOOD.

El proyecto de investigación CIBENA investiga sobre la cadena de valor para proporcionar superalimentos asequibles en forma y precio. El objetivo de este proyecto es encontrar una aproximación multifactorial que considere todos los aspectos de la producción de alimentos desde el cultivo hasta su incorporación a otros alimentos que lleguen al consumidor. Una de las acciones principales del mismo es la investigación de las propiedades sensoriales.

Partiendo de granos milenarios, legumbres y vegetales, se trabaja para llevar al mercado una gama de productos que se engloban dentro de las siguientes categorías de derivados de cereales, alimentos vegetales IV gama, platos preparados, batidos, zumos o purés.

En otra línea de trabajo, AINIA ha participado validando el efecto los efectos saciantes de los alimentos en el proyecto SATISFOOD, bajo el liderazgo de Carinsa.

Teniendo en cuenta que la saciedad es un factor importante en el control de la ingesta y un valor para los consumidores, este proyecto pretende acercar alimentos saciantes que mejoren la calidad nutricional de los productos, así como la salud de los consumidores. Se trabaja en el desarrollo de una nueva gama de alimentos saciantes elaborados con ingredientes funcionales, entre ellos la fibra, y, en la validación de su efecto saciante.

Estas investigaciones se realizan los estudios in vitro para comprobar el efecto saciante de los prototipos de alimentos seleccionados, mediante la utilización del Digestor Dinámico in Vitro.

Si quiere que le ayudemos a reformular alimentos o seleccionar materias primas adecuadas con el fin de responder a las nuevas tendencias de consumo, no dude en contactar con nosotros. Seguro que podemos ayudarle.

Imprimir
Categoría:
  Tendencias y consumidor
este artículo fue compartido 0 veces
 000